La empresa pública creada para destruir el Cabanyal, gastó 8 millones de euros el año pasado en comprar o expropiar 50 casas para derribarlas

2011-04-04Publicat per: PSPV
González Móstoles exige a Barberá que aplique un programa de recuperación de estas viviendas y otorgue licencias a los ciudadanos que quieran rehabilitar las suyas, para lo que dispone de 10 millones de euros del convenio firmado por el Ministerio de Vivienda y de los 170 millones que el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación prevé para la ciudad
El Grupo Municipal Socialista denunció hoy que la sociedad pública Plan Cabanyal-Canyamelar, antigua Cabanyal 2010, gastó el año pasado 8 millones de euros en comprar 31 viviendas y expropiar otras 19 para derribarlas en la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez y en la apertura del bulevar San Pedro. El concejal Vicente González Móstoles informó de que, de acuerdo a la memoria de actividad de 2010 presentada la semana pasada por la entidad, participada a partes iguales por la municipal AUMSA y el autonómico IVVSA, las viviendas en manos de la sociedad ascienden ya a 485, de las que 115 se encuentran derribadas y 370 están a la espera de demolición.

El representante socialista explicó que de las 1.603 viviendas que el Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Cabanyal-Canyamelar prevé derribar, ya son propiedad pública el 30% y ya se han demolido el 7%. “Afortunadamente, la orden del Ministerio de Cultura que declara que la prolongación de Blasco Ibáñez supondría un expolio contra el patrimonio ha frenado la furia destructiva de Barberá”, afirmó González Móstoles, quien reclamó la rehabilitación de las viviendas adquiridas que permanecen en pie en lugar “proseguir con el empeño de abrir dos avenidas absurdas e innecesarias fruto de un urbanismo obsoleto e innecesario”

Sin embargo, “como era de esperar por la política seguida hasta ahora por ambas administraciones, toda la actividad de la sociedad, que se financia con los ingresos públicos procedentes de los impuestos de los ciudadanos, se ha dirigido a la compra y expropiación de inmuebles para su derribo, en el perverso empeño de Barberá con la complicidad del Camps por destruir el Cabanyal”.

González Móstoles denunció, además, que la actividad de la sociedad durante el año 2010 ha supuesto una trasgresión de la declaración de expolio de diciembre de 2009, que anula el planeamiento precisamente en las áreas donde están actuando, es decir, en las unidades que causan expolio por la apertura de Blasco Ibáñez y el bulevar San Pedro.

Para el edil socialista, “gastarse 8 millones de euros procedentes de los recursos públicos para comprar viviendas con el único objetivo de derribarlas, y hacerlo además en un año de austeridad donde han reducido drásticamente los presupuestos de inversiones en los barrios para construir equipamientos o atender servicios básicos de los ciudadanos, supone cuanto menos un despropósito y un insulto a los ciudadanos que pagan sus impuestos para que tengan utilidad en la mejora de su calidad de vida”.

La situación contrasta, según González Móstoles, con la actuación del Ayuntamiento y la Generalitat en la rehabilitación de viviendas en el Cabanyal, ya que tan solo están trabajando en 2 viviendas en las calles Progreso 99 y Arzobispo Company 21. Sólo 2 rehabilitaciones en marcha, frente a 50 adquisiciones para derribo.

Por todo ello, el edil exigió a Barberá que aplique con carácter inmediato un programa de rehabilitación de estas viviendas, que son públicas tras su adquisición, y otorgue además licencias a los ciudadanos que quieran rehabilitar las suyas, para lo que se dispone de 10 millones de euros en el Convenio firmado por el Ministerio de Vivienda y de 170 millones de euros para la ciudad que prevé el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación. “La alcaldesa debe abandonar su posición obstruccionista, utilizar los fondos públicos del Gobierno de España y permitir la revitalización social y comercial del Cabanyal para acabar con el sufrimiento de los vecinos y la degradación del barrio”, concluyó el concejal socialista.