EL GOBIERNO CENTRAL DISPUSO EN 2007 10 MILLONES DE EUROS A TAL EFECTO

Ayuntamiento y Generalitat impiden la rehabilitación subvencionada del Cabanyal

2011-03-31Publicat per: L'Informatiu
Hasta 800 viviendas se podrían haber beneficiado en el barrio marinero de la ayuda a la rehabilitación que el gobierno central destinó para el periodo 2007-2010, pero, como ayer denunció el grupo municipal socialista, las administraciones valencianas solo tramitaron obras en 15 edificios, y evitaron publicitar las ayudas.
Ni movidos por la empatía con los vecinos, ni para evitar la evidente degradación del barrio. Ni tan siquiera, se podría decir, para generar empleo en el sector de la construcción en una ciudad con 70.000 parados. En diciembre de 2007 el Ayuntamiento, la Generalitat y el Gobierno de España firmaron un convenio que reservaba 10 millones de euros para subvencionar la rehabilitación de 800 viviendas en el Cabanyal, pero, de acuerdo a los datos suministrados por el propio equipo de gobierno en unas respuestas facilitadas en el último pleno municipal, durante los cuatro años de vigencia del convenio sólo se han aprobado obras de rehabilitación en 108 viviendas de 15 edificios, que consumen un exiguo 10% de la financiación prevista.

Así lo denunciaba ayer el grupo municipal socialista en el ayuntamiento de València, que además añadía que en este tiempo tampoco se realizó gasto alguno de reurbanización con cargo al convenio. El concejal Vicente González Móstoles recordó que la vigencia inicial del convenio era de tres años, con la previsión de firmar otro una vez gastado el presupuesto. Sin embargo, a la vista de que Ayuntamiento y Generalitat no lo estaban impulsando y apenas se habían rehabilitado entonces 44 de las 800 viviendas, el convenio se renovó en febrero de 2010, lo que evidencia “el escaso interés de Barberá por la rehabilitación del Cabanyal”.

Un escaso interés que, según lamentó González Móstoles, la alcaldesa también ha demostrado al no acogerse a las ayudas de 170 millones a las que la ciudad podría optar de acuerdo a las previsiones del Plan Estatal para la Vivienda y la Rehabilitación 2009-2012. “Buena parte de los 170 millones podrían haberse destinado a la rehabilitación de El Cabanyal, si el Ayuntamiento y la Generalitat, en vez de boicotear las actuaciones en el barrio de una manera cómplice y perversa, hubieran impulsado las medidas necesarias”.

“Barberá está paralizando la concesión de licencias en el Cabanyal, castigando a los vecinos y comerciantes, al interpretar de un modo torticero las consecuencias de la declaración de expolio del Ministerio de Cultura, resuelta a consecuencia de una sentencia del Tribunal Supremo sobre el PEPRI del Cabanyal-Canyamelar”, denunció el edil, quien recordó que “a raíz de la declaración, las administraciones públicas municipal y autonómica se veían obligadas a modificar el planeamiento hasta alcanzar la protección de las áreas amenazadas de destrucción, es decir, en la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez y en el bulevar San Pedro, en las que se plantea derribar 1.650 viviendas y se afecta gravemente la zona declarada como Bien de Interés Cultural”.

En el resto del barrio, tal como ha informado reiteradamente el Consejo de Estado, el Abogado del Estado y recientemente la Defensoría del Pueblo, “los vecinos tienen derecho a obtener licencias para rehabilitar sus viviendas, pero la doctrina municipal ha limitado las actuaciones de los vecinos a las operaciones de conservación, impidiendo la reforma de las viviendas y de los locales comerciales, así como la instalación de nuevas actividades”. De esta forma, en el último año se han suspendido 10 licencias de rehabilitación con informes técnicos favorables en aplicación de la doctrina municipal en el último año. Además, según informó el edil de acuerdo a los datos suministrados por el equipo de gobierno municipal, existen paralizados 56 expedientes de rehabilitación y construcción de nuevas viviendas “que correrán idéntica suerte”.