LA DENEGACIÓN DE LICENCIAS DESTRUYE EMPLEO, PERJUDICA A LOS VECINOS Y TAN SOLO PERSIGUE HACER OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE ESPAÑA.

2010-12-28Publicat per: AVV Cabanyal-Canyamelar
Ante las declaraciones realizadas por la alcaldesa de la ciudad de Valencia, la Sra. Barberá, en las que muestra su predisposición a cambiar aquellas políticas equivocadas, especialmente si ese cambio puede suponer una “dinamización de la economía”, mostrando su deseo de que “todo debe quedar supeditado al empleo”, desde la Asociación de Vecinos, confiamos en que ese replanteamiento incluya a esta parte de la ciudad de Valencia que significa el Cabanyal-Canyamelar. De momento estas afirmaciones resultan contradictorias, cuando se siguen denegando licencias de obra en las Comisiones de Urbanismo.

No solo los vecinos, también los pequeños comerciantes y las empresas de rehabilitación le han demandado en los últimos tiempos que ponga fin a esa interpretación tan peculiar de la orden del Ministerio de Cultura, rechazada por la abogacía del estado, que impide que se reactive la economía de nuestro barrio. ¿Cómo se puede justificar la no concesión de licencias de obras en este momento de crisis económica, especialmente en el sector de la construcción?. ¿Cómo se puede seguir poniendo trabas a la apertura de nuevos negocios en nuestro barrio?. Pues desde el Ayuntamiento de Valencia se siguen denegando ambas cosas, con el único objetivo de mostrar su oposición a la Orden del Ministerio de Cultura. El Ayuntamiento exige que se rectifique la Orden Ministerial con el argumento de que le impide conceder nuevas licencias de obra y actividades, pero su único objetivo es poder reemprender los derribos, al menos en determinadas zonas del Cabanyal. Se trata una vez más de intentar dividir a los vecinos. Permitir las licencias en una zona a cambio de tener las manos libres para derribar en otra. Eso se llama chantaje y pretende debilitar la cohesión social que haga posible el dialogo y el consenso que necesita nuestro barrio. ¿Quién impide al Ayuntamiento de Valencia entender la Orden Ministerial en los términos que hace la propia abogacía del Estado? Está muy claro que un cambio en esa estéril obstinación, que tanto perjuicio está produciendo a los vecinos y comerciantes del Cabanyal, debería incluirse entre aquellas políticas municipales equivocadas que deben ser modificadas para supeditarlas a la creación de empleo.
La rehabilitación de viviendas es un eje estratégico para la reconversión de la construcción en el sector residencial. Lo es a nivel nacional y el Cabanyal ofrece unas condiciones magnificas para aprovechar ese impulso. La demanda existe y la Universidad de Valencia ya ha creado una comisión para estudiar su posible contribución a la revitalización de El Cabanyal. Por su proximidad a los campus de los Naranjos y de Vera, puede convertirse en un barrio universitario, que cuente con facilidades para la vivienda de estudiantes de las universidades de Valencia y Politécnica, así como para la recepción de Erasmus. La Sra. Alcaldesa, debería tomarles la palabra a los rectores y ponerse a trabajar en ese asunto de futuro para nuestro barrio.

Estos días se han cumplido 3 años desde que el Ayuntamiento de Valencia, en compañía de la Generalitat Valenciana, firmó un convenio con el Ministerio de Vivienda, con el propósito de financiar la rehabilitación de 800 viviendas en nuestro barrio. El convenio sigue en pie, a pesar del fracaso que ha representado hasta el momento. El órgano encargado de potenciar su puesta en marcha, era una Oficina de Rehabilitación que el Ayuntamiento debería haber abierto en el barrio. Pongan en marcha de una vez esa Oficina, cuya financiación prevé el propio convenio, en lugar de andar diciendo que la desaparecida empresa pública Cabanyal 2010 S.A., ahora Plan Cabanyal-Canyamelar S.A. cumple ese cometido, cuando ni la propia Generalitat Valenciana se lo reconoce. El fomento de la rehabilitación en todos los barrios históricos precisan del impulso positivo de la administración municipal, y en nuestro caso ha ocurrido todo lo contrario.

De ser ciertos los propósitos de la Sra. Barbera, de supeditar su política a la creación de empleo, debería empezar por abandonar su idea de seguir comprando casas en el barrio, con la única intención de poder derribarlas algún día, si el Tribunal Constitucional le diera la razón, cuestión esta que además de no deseable, parece más que improbable. A día de hoy, comprar casas para dejarlas abandonadas, que pasan a ser ocupadas ilegalmente y acaban por convertirse en un problema para los vecinos del entorno y para el propio Ayuntamiento, no crea ni un solo puesto de trabajo y además produce un efecto de degradación del entorno, que en nada favorece la revitalización del Cabanyal. Si el Ayuntamiento dedicara ese mismo esfuerzo inversor a rehabilitarlas, contaría con la financiación que prevé el convenio firmado con el Ministerio de Vivienda, crearía puestos de trabajo, posibilitaría la llegada de nuevos vecinos y contribuiría a la regeneración del comercio del Cabanyal de forma inmediata.

Así es que déjese la Sra. Alcaldesa de frases solemnes y de paso a poner en marcha aquellas acciones que están en sus manos. Quite el tapón del fondo de la bañera, que Ud. misma ha colocado, para que las aguas vuelvan a su cauce natural. Desde el gobierno central se han hecho declaraciones en la línea de tender la mano para contribuir a sacar al Cabanyal del abismo en el que nos encontramos, pero la iniciativa tan solo puede surgir desde el ayuntamiento que Ud. preside. Asuma ese reto y exija, exijamos todos, la colaboración estatal y autonómica para la regeneración y revitalización del Cabanyal. Abandone el victimismo que en nada nos beneficia y muestre su disposición a encontrar soluciones a través del dialogo. Las condiciones actuales son propicias para buscar el consenso y la colaboración entre las administraciones local, autonómica y estatal. Los comerciantes de este barrio se lo han solicitado recientemente y desde esta Asociación de Vecinos se lo venimos pidiendo desde hace mucho tiempo. Siéntenos a todos alrededor de una mesa para poner en marcha ese proyecto que a todos nos une y tan solo Ud. tiene la oportunidad de liderar en estos momentos. Es uno de los mejores regalos que puede hacer para el próximo año a esta ciudad y además es lo que necesita el Cabanyal.