Grau dice estar dispuesto a negociar una propuesta "seria" para El Cabanyal

2011-02-10Publicat per: El País
El Ayuntamiento de Valencia, por boca de su primer teniente de alcalde, Alfonso Grau, se mostró ayer dispuesto a "sentarse a negociar" pero "con una propuesta seria y madura" una solución para El Cabanyal, manifestó ayer en una comparecencia en la que hizo balance de los proyectos del gobierno local en este mandato. No es la primera vez que el número dos del Consistorio e incluso la propia alcaldesa, Rita Barberá, mencionan el escenario de la negociación, aunque las condiciones de partida que imponen hacen difícil, de momento, una salida. El Ministerio de Cultura debe retirar la Orden que paraliza el Pepri y la prolongación de Blasco Ibáñez no se abandona.

Vecinos del barrio preguntan a Barberá por qué concede ahora licencias

Grau, que censuró la paralización del Pepri instada por el Ministerio de Cultura, aseguró que entre 2007 y 2011 se han tramitado 15 expedientes de rehabilitación en este barrio, han sido atendidas más de 1.500 personas y se han adquirido 372 inmuebles "en negociación libre y abierta, nunca por expropiación".

Si el primer teniente de alcalde de Valencia hacía estas valoraciones por la mañana, la Asociación de Vecinos del Cabanyal-Canyamelar se quedó de la ausencia de criterios claros por parte del Consistorio a la hora de conceder licencias de actividad y de obras en la zona.

El concejal de Urbanismo de Valencia, Jorge Bellver, ha negado comisión tras comisión la concesión de licencias de obras en el barrio a pesar de que los informes técnicos eran favorables.

La licencia no se concedía al final por la interpretación restrictiva de la orden ministerial de Cultura. El gobierno local al completo ha responsabilizado a la ministra Ángeles González-Sinde de la parálisis que sufría el barrio. De poco le sirvió al Consistorio un informe de la Abogacía del Estado, en el que se avalaba la concesión de estas licencias siempre que no provocaran expolio.

Ayer, la asociación consultó con la Junta Municipal del Marítimo, quien aseguró a su vicepresidente que sí se estaban concediendo licencias.

Este colectivo pidió el pasado diciembre al Consistorio que les aclarase el motivo por el que se estaban concediendo de nuevo autorizaciones. La suspensión ordenadas por el Consistorio han arrancado la protesta de vecinos y comerciantes del barrio.

Dos meses después, los vecinos se quejan de que nadie les ha comunicado a qué obedece este cambio de criterio de los despachos municipales. "No hemos recibido ninguna respuesta oficial", recalcó el portavoz de la asociación, Vicent Gallart. "Con razón el Ayuntamiento de Valencia vuelve a ocupar los últimos puestos en el índice de transparencia municipal", criticó la asociación.