La asociación presenta un propuesta para dar vida a las travesías con nuevos negocios, crear más de cien empleos y una marca comercial

Los comerciantes del Cabanyal apoyan un plan para revitalizar las tiendas del barrio

2010-12-10Publicat per: Las Provincias
Los comerciantes del Cabanyal-Canyamelar van a iniciar una campaña para recuperar y potenciar las 'tiendas de barrio' y estimular el deseo de que emprendedores, artesanos, arquitectos, abogados o, por ejemplo, sectores industriales trabajen en esta zona del Marítimo que se ha ido degradando en los últimos años, a la espera de un plan urbanístico que recupere el entorno. Los comerciantes indican que ahora harán un estudio que les puede llevar alrededor de dos años para conocer los problemas de los comerciantes pero además impulsarán en el día a día políticas activas para los negocios.
Los más de 140 comercios pertenecientes a la Asociación de Comerciantes, Industriales y Profesionales del Marítimo (Acipmar) se reunieron ayer en el Ateneo Marítimo para dar el voto de confianza a la directiva de la entidad e iniciar un estudio y campaña para dinamizar económicamente la zona, desde la avenida del Puerto y Serrería, hasta Tarongers y la zona de la playa. Una de las principales propuestas es recuperar a los vecinos para frenar la despoblación, integrar los comercios de chinos y pakistaníes y también recuperar las travesías y zonas peatonales para el comercio. «En el barrio hay muchas travesías que están infrautilizadas, con muchos bajos cerrados, y que tienen gran potencial, porque además son las arterias por donde se desplazan los residentes del barrio o los visitantes. Un caso es, por ejemplo, la calle del Rosario, pero se podría citar Justo Vilar y Pintor Ferrandis», indica Henry W. Ramírez, arquitecto que coordina con un equipo de profesionales de varias ramas un estudio de dinamización encargado por Acipmar.
Para atraer a emprendedores, desde Acipmar afirman que se ofrecen a «colaborar con los nuevos comerciantes en las gestiones y tramitaciones previas a la apertura de locales. También para buscar acuerdos con las administraciones para encontrar ayudas, hasta llevando el proyecto a Bruselas o reducciones de cargas fiscales. O para ver qué tipo de local o zona es más apropiada para la actividad que vayan a desarrollar», indican Antonio García y Pepe Santaclara, de Acipmar.
«La idea es crear flujos de deseo en determinadas vías para que la gente se acerque a los comercios. Incluso se pueden potenciar calles para agrupar tiendas de ropa o para determinados artesanos, como oficios relacionados con las actividades del mar o náuticas, como tiendas donde se confeccionan redes, que antes eran muy comunes en el barrio, o que proporcionan material de barcos o complementos, ahora que quieren dar más vida a los amarres del puerto de la Copa América», añaden.
En la actualidad en todo el ámbito del Cabanyal-Canyamelar habrá algo más de 400 comercios, «y la idea es, al menos, conseguir que crezca el número en un 20%. Y, seguimos indicadores como los que marca Pateco, con 2,5 empleos por cada negocio, se podrían crear más de 150 puestos de trabajo», apunta el coordinador del proyecto.
Plan urbanístico
Este colectivo insiste que el objetivo es «actuar en ele tejido económico y no entrar en el esqueleto urbanístico, que ya decidirán las administraciones».
Otra de las medidas que adoptarán para dinamizar la economía del barrio es crear un sello o marca de calidad. «Igual que todo el mundo reconoce a los comercios del centro histórico, nosotros queremos que los comercios del Marítimo supongan un sello de calidad y autenticidad. Por eso, además, crearemos un logo poniendo en valor el término 'Marítimo' o 'Cabanyal' y la 'ny' que lo contiene para que todo el mundo nos reconozca. Ojo, que no será NY mayúsculas para que no nos confundan con Nueva York», bromean los comerciantes.
Una de las campañas que impulsarán será la venta por internet a través de Acipmar, «algo similar a lo que ya se hace en el mercado Central y que funciona muy bien, e incluso, recoger vía teléfono los encargos de las personas mayores que no puedan salir de casa y llevarles la compra hasta la puerta de casa», añaden los comerciantes de la asociación de esta parte del Marítimo.