Acipmar impulsa una campaña para reflotar los negocios y crear un sello de calidad mientras los políticos deciden cómo rehabilitar la zona

La paralización de obras en el Cabanyal acelera el cierre de comercios

2010-12-07Publicat per: Las Provincias
Carteles de 'Se alquila' y 'Se Vende' o persianas cerradas a cal y canto proliferan en decenas de negocios del Cabanyal-Canyamelar. La paralización de obras y la falta de un futuro claro para este barrio marinero -por el tira y afloja del Gobierno central y el Ayuntamiento de prolongación sí o prolongación no- ha dejado a calles antes florecientes como Escalante, José Benlliure, Progreso o incluso la Reina en una situación insostenible.
En los últimos tiempos son decenas los comercios que han cerrado. «En Martín Grajales, por ejemplo, había un empresario valenciano que tenía una tienda multiprecios y la ha acabado traspasando a unos chinos. En la calle de la Reina hay otros casos, como una tienda de electrodomésticos. En Escalante son muchos los que han desaparecido y en José Benlliure y Justo Vilar, han cesado el negocio bares y una tienda de lana y ropas», detallan desde la asociación de Comerciantes, Industriales y Profesionales del Marítim (Acipmar).
En otros comercios, como un conocido horno del barrio, han mantenido el establecimiento, pero como están en plena zona degradada y la venta ya no es lo que era, se han arriesgado a abrir un segundo punto de atención al cliente en el área de Pintor Ferrandis, para ver si consiguen salir a flote.
Otros, como Vicente Camaña, con una empresa de restauración y pintura de edificios asegura estar aguantando el tirón, «pero si no deciden qué hacer con el barrio y no se levanta la suspensión de licencias, resulta que no puedo hacer ninguna reforma en el barrio donde vivo y trabajo».
Ante esta situación, Acipmar -con más de 140 asociados- ha decidido tomar la sartén por el mango para impulsar campañas que frenen la situación y conseguir dinamizar económicamente los comercios. «Nosotros no vamos a entrar en temas urbanísticos, ni políticos, no es nuestra labor. Nuestra bandera es el comercio y potenciar la actividad económica del barrio. Y la realidad, es que el Cabanyal-Canyamelar lleva años degradándose, han cerrado decenas de negocios. Por eso, vamos a impulsar un proyecto para potenciar los comercios y recuperar el espíritu de las tiendas de barrio», indica Antonio García, presidente de Acipmar.
Esta red de pequeños empresarios presentará el jueves la propuesta a sus asociados y, si la asamblea da el visto bueno, comenzarán a trabajar para materializar la propuesta. «Hay que recuperar las antiguas zonas de actividad, como la calle José Benlliure o Escalante. También queremos fortalecer actuales vías comerciales como la calle Reina o avenida Mediterráneo y, sobre todo, aprovechar el potencial de las travesías para que abran nuevos negocios», indican en la entidad.
Los miembros de Acipmar aseguran que este proyecto «está pensado desde el punto de vista comercial, de modo, que estamos seguros que casará con el proyecto urbanístico que finalmente salga adelante en el Cabanyal-Canyamelar, ya sea el Pepri u otro distinto. No vamos a entrar en ningún tipo de valoración», detallan.