Aprueban el asfaltado de calles incluidas en el plan urbanístico aunque no saldrán a concurso por el decreto de paralización de Cultura

Más obras en el Cabanyal a la espera del fallo judicial

2010-10-31Publicat per: Las Provincias
El Ayuntamiento ha decidido avanzar en los proyectos pendientes en el barrio del Cabanyal, a la espera de que se resuelva la paralización motivada por el decreto del Gobierno que frena cualquier tipo de obra. La junta de gobierno ha dado luz verde al proyecto de asfaltado y renovación de aceras de un buen puñado de calles, algunas dentro del ámbito del plan urbanístico.
El concejal de Obras en la Vía Pública, Francisco Lledó, comentó que tras esta aprobación no se hará ningún trámite más, debido a que la orden del Ministerio de Cultura lo impide. La interpretación que hace el grupo socialista del documento es distinta, al señalar que sólo prohíbe los derribos que alteren la actual trama urbana, aunque el gobierno municipal mantiene que sólo puede hacer excepciones con licencias destinadas a la conservación de inmuebles o algún tipo de intervención de urgencia.
El proyecto prevé asfaltar con pavimento fonoabsorbente las calles Barraca, Reina y Doctor Lluch (entre Francisco Cubells y Amparo Guillem), con cargo al Plan Confianza de la Generalitat. Se trata de los ejes principales del barrio, que cruzan de norte a sur esta parte del Marítimo. Las obras se iniciarían junto a la dársena del puerto para llegar al límite sur de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez.
Lledó consideró que de esta manera se garantiza una rápida resolución de las obras cuando se derogue el decreto. El Consistorio tiene la firma creencia de que la paralización decretada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, se ha excedido por completo debido a que sólo debía afectar a la zona declarada Bien de Interés Cultural (BIC). El caso está ahora en el Tribunal Constitucional después del recurso del Gobierno contra la modificación que hizo la Generalitat para permitir la prolongación.
Desde que se produjo la paralización se han dejado de conceder una quincena de licencias de obras. Los trámites administrativos están autorizados, aunque luego se informa a los interesados de que no pueden recibir el visto bueno final.
La previsión es que el Constitucional no falle antes de dos o tres años. Hasta ese momento, el Ayuntamiento intensifica la limpieza en las calles más degradadas, además de pintar las fachadas de los inmuebles abandonados para que la paralización no repercuta en la mala imagen de esta parte del distrito Marítimo. La delegación de Medio Ambiente finalizó hace escasas fechas la recogida de enseres y muebles viejos, además de la limpieza de las parcelas en las calles más afectadas, como es el caso del futuro bulevar San Pedro.
Este fue el último lugar donde se realizaron derribos, hasta que se hizo efectiva la orden de paralización con el recurso. La empresa Cabanyal 2010, que se encarga de ejecutar el plan urbanístico, tiene también previsto un aparcamiento subterráneo en esta calle.
Al estar fuera de la zona protegida, en los últimos años se han derribado varios inmuebles, por lo que se trata del lugar donde más ha avanzado el plan del Cabanyal. El Plan Confianza también incluyó una partida presupuestaria para una de las unidades que entra de lleno en la prolongación de la avenida, paralizada por completo.
El Ayuntamiento intenta buscar alternativas dentro del barrio, para de esta forma no perder las ayudas autonómicas, que superan los 50 millones de euros. En su mayor parte se refieren a obras de urbanización y edificación de nuevas viviendas protegidas.