Piden 300€ de multa a un vecino por altercados con Policía durante derribos Cabanyal

2010-10-04Publicat per: ADN
La Fiscalía ha pedido 300 euros de multa para uno de los participantes en los altercados con el Cuerpo Nacional de Policía ocurridos el pasado 6 de abril durante el derribo de un edificio en el barrio valenciano del Cabanyal, mientras que la defensa ha reclamado su libre absolución.

El Juzgado de Instrucción numero 5 de Valencia ha celebrado hoy la vista oral por un juicio de faltas contra Xavier García por un delito de desobediencia a la autoridad después de que la Policía le denunciase por insultar y empujar a los agentes.

A su llegada a la Ciudad de la Justicia, García ha recibido el apoyo de una veintena de vecinos, familiares y amigos que llevaban una pancarta con el lema "Salvem el Cabanyal".

Entre ellos se encontraban la ex coordinadora de EU Gloria Marcos, el concejal del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia Vicente González Móstoles y el coordinador de EU en Valencia, Amadeu Sanchis, que ha actuado como testigo de la defensa.

Antes de la vista, García ha explicado a los periodistas que se sentía "indefenso" porque él presentó una denuncia contra el agente por una agresión y "no sabía" que éste le iba a denunciar porque no se lo advirtió, y ha indicado que "es raro" que sea el único denunciado por el Cuerpo Nacional de Policía.

"Yo le dije que le iba a denunciar por la patada que me había dado", ha explicado García, que ha recordado que "aún queda cicatriz" y ha lamentado que, a pesar de ser él el agredido, es a él al que juzgan.

Los hechos ocurrieron el 6 de abril cuando un grupo de vecinos trató de romper el cordón policial que protegía la zona donde se iba a proceder a la demolición de uno de los edificios del barrio del Cabanyal y la Policía cargó contra ellos de forma "fuerte y desproporcionada", según el acusado.

Según el relato del agente que presuntamente agredió con una patada a García, el grupo del Cuerpo Nacional de Policía a su mando llegó a la zona del cordón a las 14.00 horas y tras "despejar la zona" y replegarse, el acusado se dirigió a ellos "gritando de mala manera" y "como un loco" diciendo que le habían agredido.

Otro policía ha asegurado que reconoció al acusado como uno del grupo que había empujado el cordón policial y les había insultado con frases como "asesinos de Rita" y "con pistolas sois muy chulos" por la camiseta que llevaba, fácilmente reconocible por llevar un lema contra la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, aunque no ha precisado si le oyó a él en concreto.

Ante la juez, García ha explicado que cuando acabó la carga se dirigió al grupo de policías para pedir el número de placa al agente que le había dado la patada para denunciarle y éste le pidió su identificación pero que "no" les insultó.

La defensa de García ha aportado como pruebas los testimonios de tres testigos, así como la denuncia realizada por su cliente el día de autos y el parte de lesiones del Hospital Clínico, y ha considerado que "no existen pruebas de cargo suficientes para romper la presunción de inocencia".

Para la letrada, el parte de lesiones "destruye la credibilidad" de la denuncia porque su cliente "tiene lesiones y el policía no" y ha incidido en que si, según la Policía, "todos" empujaban e insultaban, sólo se ha "individualizado" la denuncia en García.

Según ha argumentado, existía "un móvil espurio previo" porque su defendido "no era un desconocido" para el agente sino "alguien que había anunciado previamente que le iba a denunciar" y "se le adelantó".