LLAMOSÍ-REMONTA

2006-11-29Publicat per: Levante
El pasado viernes día 24 se celebró un pleno extraordinario de la junta municipal del marítimo pedido por la firma de 1900 vecinos del Cabanyal-Canyamelar.

Acudieron a dar sus explicaciones varios concejales del Partido popular. Quiero recordar que los concejales dijeron que tanto la Junta Mayor de la Semana Santa, como las fallas, como la Asociación de Vecinos de Llamosí-Remonta, estaban contentos con la actuación municipal y no había ninguna queja.

No puedo opinar por cofrades y falleros, pero como vecino de Llamosí-Remonta, quiero decirles a los concejales que no estamos contentos. Que los coches aparcan encima de las aceras con total impunidad, que han quitado más de cien plazas de aparcamiento en la zona sin ninguna alternativa, que los cables siguen pasando por las fachadas, por las calles... que nos quitan vías de tren y nos ponen una autopista, que siguen habiendo calles sin urbanizar (Conde de Melito), que el jardín de la Remonta sigue sin acabarse (años después de la inauguración por Rita Barberá), que nos han construido un inmenso tanatorio en lugar de institutos y aparcamientos, que siguen sin construir la tan prometida biblioteca en la Plaza de los Ángeles, que siguen sin abrir el tapón de la calle Conde de Oliva, que siguen sin urbanizar los solares entre avenida Naranjos, Calle Yañez de la Almedina, Luis Peixó y Conde Melito (decenas de años abandonados), que siguen sin adecentar el parque del Doctor Lluch, que hacen una barbaridad en la finalización de la Avenida de los Naranjos en su conexión con el paseo marítimo, y encima no plantan ni un mal árbol, que paralizan una obra en la esquina de Pintor Ferrandis con Tramoyers y dejan la obra al aire libre sin ninguna actuación.

No me dan estas líneas para más, pero los vecinos de esta zona estamos más que hartos de la dejadez del Ayuntamiento. Y las farolas nuevas en dos calles no nos van a callar la boca. Si hay gente que le guste vivir rodeado de mierda y no protesta es otro problema del que otro día hablaremos.