Los hechos, de tinte anarquista, no afectaron al desarrollo de la urbanización

Un sabotaje se salda con 40 ruedas pinchadas en unas obras municipales del Cabanyal

2006-11-07Publicat per: Las Provincias
Cuarenta ruedas pinchadas de una veintena de vehículos es el saldo de un sabotaje de origen anarquista contra unas obras municipales que se realizan en ocho calles del Cabanyal. El suceso de produjo la madrugada del viernes pasado y el Ayuntamiento asegura que no afectó al desarrollo de la urbanización.
Un sabotaje de tinte anarquista provocó la semana pasada daños en una veintena de vehículos utilizados para unas obras de urbanización en el barrio del Cabanyal. Los hechos ocurrieron en la madrugada del viernes y se saldaron con cuarenta ruedas pinchadas y varias pintadas donde se pedía solidaridad y libertad para los presos.

Los vehículos afectados pertenecen a las empresas Pavasal y Elecnor, así como a otros de la concejalía del Ciclo Integral del Agua. Las obras suponen una inversión de tres millones de euros e incluyen la urbanización integral de ocho calles y plazas en esta parte del Marítimo.

El acto de vandalismo no provocó grandes retrasos en la ejecución de los trabajos, que finalizarán el próximo mes. Fuentes municipales indicaron que el mismo día se cambiaron las ruedas pinchadas, sin más incidentes hasta la fecha.

Esta no es la primera vez que ocurre algo parecido en el Marítimo. Hace años y durante la construcción de unos pisos para realojos en la calle Isabel de Villena, algunas máquinas también fueron víctimas de un sabotaje.

La reurbanización comprende las calles Rosario, Escalante, Progreso, José Benlliure, Pedro Maza y Remonta, así como las plazas Cruz del Canyamelar y Virgen de Vallibana. Las mismas fuentes indicaron que distintas empresas de servicios públicos aprovechan el cambio de pavimento para renovar sus canalizaciones. A pesar de las numerosas zanjas abiertas, los daños se limitaron a las ruedas de los vehículos.

Técnicos de las empresas afectadas fotografiaron los daños para adjuntar las imágenes a las denuncias. Además de las pintadas, también se encontraron en el lugar el clásico símbolo anarquista de la letra “A” enmarcada en un círculo.

Estas obras de urbanización han sido criticadas en las últimas semanas por los residentes, debido a los cortes de tráfico, los desvíos obligados y la escasez de aparcamiento. No obstante, desde el Ayuntamiento se descarta en principio cualquier vinculación de este sabotaje con movimientos vecinales contrarios a la prolongación de Blasco Ibáñez.

La urbanización se enmarca en el plan de reforma del Cabanyal, fuera del ámbito suspendido por los tribunales. La intención del Ayuntamiento es ensanchar las aceras, aunque suponga la eliminación de un centenar de plazas de aparcamiento.