Los vecinos exigen la mejora de un tramo de Conde de Melito

El Cabanyal espera la apertura de una calle desde hace 20 años

2006-10-15Publicat per: Levante
Los vecinos del Cabanyal, en concreto de la zona de Llamosí, ya no saben que hacer ni a donde acudir para mejorar las conexiones viarias en la zona norte con la apertura de la calle Conde de Melito y su conexión con la de Remonta y la Reina. Los directivos de la asociación de Llamosí-Remonta llevan más de 20 años esperando el cumplimiento no ya de palabras sino de los documentos a los cuales por escrito se comprometió la Generalitat Valenciana, que asumió la obra en el llamado Plan de Actuaciones Urbanísticas del Marítimo (PAUM).

La calle está medio asfaltada en el tramo comprendido entre Luis Peixó, en nombre del bulevar sur en esa zona, y el número 22 de Conde Melito, y a partir de ahí es un camino en forma de U que llega hasta la calle Ramón de Rocafull pero no llega a conectar con la de Remonta. Es ahí donde aún se encuentran dos torres de media tensión y un campo de cultivo, cuyo dueño no lo ha cultivado este año.

Los residentes en esa calle ante la demora tan grande y la falta de cumplimiento de los compromisos exigen ahora a la administración que, al menos, asfalte el mentado tramo de Conde de Melito hasta abrir y hacer una adecuada conexión. «Ya no sabemos que hacer. Aquí se construyen viviendas de planta baja y dos alturas con unas inversiones y apostando por quedarse a vivir en el Cabanyal pero no vemos actuaciones de la administración», señaló uno.

La calle Conde de Melito es hoy un camino convertido a trozos en calle pero cuyo trazo se puede ver desde el semáforo instalado hace tiempo en la esquina de Luis Peixó. Los vecinos, eso sí, utilizan el solar que tienen enfrente, y utilizado hace años como campo de fútbol, como aparcamiento.

El ayuntamiento empezó a finales de agosto las obras de peatonalización en distintas zonas del Canyamelar y Cabanyal y de mejora de aceras incluyendo la instalación de nuevas conexiones pero las empresas ponen redes enmedio de una notable descoordinación porque al poco tiempo levantan lo hecho para poner otras, según ha manifestado los vecinos. «¿ Es que acaso no tiene planos o les falta coordinación?», comentó uno.