Rubio acusa a Grau de "meter miedo a la gente" tras los sucesos en el Cabanyal

2006-05-17Publicat per: Panorama actual
El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Rafael Rubio, lamentó que el primer teniente de alcalde y portavoz del PP en el consistorio, Alfonso Grau, acusara "sin ningún tipo de pruebas", dijo, a la plataforma Salvem El Cabanyal-Canyamelar de los incidentes registrados en la oficina de Cabanyal 2010, cuya puerta apareció tapiada el pasado lunes. Además Rubio invitó a Grau a "no meter miedo a la gente con esas actitudes" acusando a la oposición de "dar cobijo a grupos que amparan ese tipo de acciones".
Rubio, que ofreció una rueda de prensa para hablar de este asunto y de la celebración en la ciudad del V Encuentro Mundial de las Familias, pidió a Grau que cuando acuse no lo haga por "convencimiento moral" sino "con pruebas", como corresponde "en un Estado de Derecho".

Asimismo, le invitó a "no meter miedo a la gente" con este tipo de actitudes y "no echar basura sobre los grupos de la oposición", a quienes el primer teniente de alcalde criticó por cometer una "gravísima irresponsabilidad" al "dar cobijo y amparo a grupos que amparan" actuaciones como la cometida contra Cabanyal 2010, en referencia a Salvem El Cabanyal.

El concejal socialista, que apuntó que no ha habido sólo incidentes en estas dependencias sino en otros sitios que no precisó, consideró "peligroso", en alusión a las acusaciones efectuadas por el portavoz popular contra la plataforma vecinal, que se "acuse sin ningún tipo de pruebas" porque de este modo, agregó, se "atenta gravemente contra los derechos de los ciudadanos".

Rafael Rubio negó, como hizo el martes EU-Entesa, que los grupos de la oposición municipal, PSPV y EU-Entesa, como afirmó Grau, "den cobertura" a entidades que respaldan incidentes como los registrados en El Cabanyal. En este sentido, señaló que la oposición "no da cobertura a nadie" y apuntó que Salvem El Cabanyal es "una plataforma cívica que defiende sus derechos de la manera que mejor considera", una tarea que, en su opinión, "sabe hace porque está ganando muchas batallas".

Pidió también que desde el equipo de gobierno municipal se deje de "intentar criminalizar a la gente cuando no se piensa igual" y "cuando el pensamiento único" de la alcaldesa, Rita Barberá, "sobre la ciudad no tiene que imponerse porque no hay un pensamiento único y esta ciudad es diversa y plural", dijo.

Apeló a la "tolerancia" y censuró que en otro momento se pueda acusar por otros hechos a otras entidades vecinales como la plataforma de Patraix o los ciudadanos que se oponen a la construcción de un nuevo Mestalla. Lamentó, en esta línea, que el pasado mes de marzo, tras producirse el incidente que quemó parte de la falla del Ayuntamiento antes de su montaje, se intentara también "como está sucediendo ahora, meter el miedo a la gente", dijo.

Rubio censuró que Grau aludiera a su "convencimiento moral" para acusar a Salvem El Cabanyal de lo ocurrido en la ofician de Cabanyal 2010 y pidió que si ha de acusar que lo haga "con pruebas, para ir al juzgado" como corresponde "en un Estado de Derecho". Estimó que el portavoz popular debe "dejarse de historias, de marear la perdiz, de intentar confundir a la gente y de meterle miedo", así como de "echar basura sobre los grupos de la oposición".

El portavoz del PSPV estimó "una estupidez como la copa de un pino" las afirmaciones realizadas por el portavoz del PP en torno a Salvem El Cabanyal y aseveró que su intención de "intentar criminalizar" es "un acto muy parecido a los planteamientos fascistas". Afirmó que "después de dieciséis años de gobierno de Barberá", los ciudadanos "ya se han dado cuenta de que tienen que acudir constantemente al juzgado" para plantear sus problemas. Se refirió de este modo a las decisiones judiciales emitidas en asuntos como el de la Clínica del Consuelo, la declaración de ZAS del entorno de Blasco Ibáñez y la paralización de las obra de la fosa común.

"Banda de tarados"

Rafael Rubio, por otro lado, condenó los actos cometidos contra la oficina de Cabanyal 2010 y aseguró que quienes los hayan llevado a cabo son "una banda de tarados". Manifestó que estos hechos se han de denunciar ante la Policía y el juzgado para conocer a sus responsables, al tiempo que insistió en que lo que no se debe hacer es "intentar acusar con el dedo a gente que no tiene nada que ver" con estas acciones.