El fallo determina que el PEPRI está «vigente y operativo», por lo que los derribos pueden empezar hoy mismo, según fuentes del Ayuntamiento de Valencia

El TSJCV levanta la suspensión cautelar de cuatro derribos en El Cabanyal

2006-04-19Publicat per: ABC
La sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha fallado a favor del recurso presentado por el Ayuntamiento de Valencia y la sociedad pública AUMSA contra la paralización cautelar de los derribos de cuatro edificios en el Barrio de El Cabanyal-Canyamelar, situados fuera de la zona protegida como Bien de Interés Cultural (BIC), dictaminada en un principio por el juzgado de lo contencioso-administrativo nº 2 de Valencia.

La sentencia, hecha pública ayer a través de un comunicado emitido desde el Consistorio valenciano, permite proseguir «hoy mismo» con las demoliciones de los inmuebles situados en la calle San Pedro (números 95, 101, 21), Luis Despuig (números 8 y 10) y Francisco Eiximinis núm. 32, si bien desde la plataforma cívica Salvem El Cabanyal se considera una «irresponsabilidad político administrativa» llevar adelante el PEPRI, ya que la «cuestión de fondo», esto es, la legalidad de los derribos en estos cuatro edificios, está todavía pendiente de resolución en el citado juzgado de lo contencioso-administrativo número 2. La plataforma invoca el «principio de precauón» dada la irreversibilidad de los derribos.

La juez de esta sala acordó la paralización cautelar de las demoliciones hasta que el Tribunal Supremo se manifestara sobre el recurso de casación a la legalidad del plan sobre la barriada que los vecinos interpusieron al estimar que el PEPRI viola la normativa estatal sobre patrimonio histórico.

Sentencia firme

El fallo del TSJCV, firme y sin capacidad de recurso, establece sin embargo que los únicos derribos que pueden ser suspendidos cautelarmente son los que afectan al BIC, delimitado por las calles Escalante, Pescadores, Doctor Lluch y la nueva calle del proyecto situada entre las calles de Amparto Guillém e Islas Columbretes. Esta sentencia dejaría vía libre al 99% del Plan Especial de Protección y Reforma Interior de El Cabanyal-Canyamelar, si como asegura el teniente de Alcalde Alfonso Grau, no existen en estos momentos otros recursos a licencias de derribo fuera del área protegida.

El carácter no retroactivo de los derribos, que pueden llegar a ser impugnados por el Supremo, no preocupa en el Ayuntamiento, ya que «no se piensa tocar» ningún inmueble protegido. No obstante, la legalidad de este expediente se valorará por entero, no parcialmente.

En el caso de que el fallo del Supremo sea favorable al Ayuntamiento y AUMSA, se levantaría el veto a las máquinas, incluso en la zona ahora protegida. Sin embargo, la Ley de Patrimonio de la Generalitat establece ciertos filtros antes de que un Bien de Interés Cultural pueda ser afectado. Uno de ellos es el informe positivo, aunque no necesariamente vinculante, del Consell Valencià de Cultura, que el Ayuntamiento dice poseer de antemano, a pesar de que fuentes del CVC negaron recientemente haber dado su beneplácito a los derribos en El Cabanyal.