Una juez salva del derribo otro edificio afectado por la ampliación de Blasco Ibáñez

2006-03-23Publicat per: Levante
La plataforma cívica Salvem el Cabanyal tiene bloqueado el plan especial (Pepri) del Cabanyal a golpe de auto judicial de paralización de los derribos. La última anulación la ordenó el 13 de marzo el juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Valencia.
El inmueble, del que destaca un miramar típico de las construcciones del barrio marítimo, está en el número 187 de la calle Escalante, es de propiedad municipal y está en una de las calles afectadas por la prolongación de Blasco Ibáñez, justo en el límite del ámbito protegido del Bien de Interés Cultural (BIC).

Con esta son ya 16 las licencias de derribo paralizadas por orden judicial (10 en el BIC y 6 fuera). El presidente de Salvem, Faustino Villora, anunció ayer que recurrirán todos los derribos que no vayan acompañados de la licencia de edificación sustitutoria para evitar más solares y degradación. En línea con los autos anteriores, la magistrada argumenta en este último que el plan del Cabanyal está pendiente de que el Tribunal Supremo resuelva el recurso de los vecinos contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad que dio luz verde al Pepri. Al no haber sentencia firme y seguir vigente la orden de suspensión cautelar, la juez anula el derribo porque de permitirlo el recurso perdería su finalidad, que es evitar la ampliación de Blasco Ibáñez a costa del derribo de seis manzanas de viviendas del BIC. El recurso puede tardar dos años en resolverse.

La juez rechaza la fianza de un millón de euros que el consistorio reclama a la plataforma por la paralización de los derribos por tratarse de una acción popular en defensa del patrimonio histórico y no existe interés particular. El portavoz del PSPV Rafael Rubio, que asistió a la rueda de prensa de Salvem, calificó de «ridículo que el equipo de gobierno reclame un millón de euros por una casa cuando el teniente de alcalde, Alfonso Grau, quiere resolver el litigio del Mestalla con 2.000 euros».

Grau, Rubio y la mafia italiana

Rubio dijo que lo que ocurre en el Cabanyal «lo inventó la mafia italiana» y añadió que el PP «está dejando que los edificios se degraden poco a poco y consiente, porque no hay actuación policial, el trapicheo de droga». Villora se preguntó por qué el ayuntamiento ha desalojado del edificio de Escalante a un grupo de jóvenes ocupas, contrarios al plan, y permite que se quede allí una familia vinculada al tráfico de droga. La edil de EU, Victoria González, por su parte, urgió a la alcaldesa Rita Barberá «a rehabilitar el barrio sin esperar a lo que digan los tribunales. Grau replicó ayer que «nadie ha contribuido tanto a degradar el Cabanyal como el PSPV» y negó que existan tantos derribos paralizados como dicen los vecinos. Grau, quien declaró que los autos de suspensión están recurridos, dijo que quien conoce «los procedimientos de la mafia italiana es el señor Rubio».