Emblema de la degradación urbana

2008-11-05Publicat per: ABC
Durante años, la travesía de Columbretes, una de las más castigadas por la riada de 1957, albergó las instalaciones del colegio Mauri. Una gran palmera y su fachada acristalada lo convertían en inconfundible. Cuando el barrio del Cabañal comenzó a disponer de equipamientos escolares acordes a la tercera capital de España, el citado inmueble se quedó sin niños ni docentes, pero pronto encontró nuevos «inquilinos».

La zona, junta al Mercado del Cabañal, es propicia para los asentamientos de venta de drogas así como a la ocupación ilegal de edificios, como el caso que nos ocupa.
Ayer, a primera hora de la mañana, un despliegue de la Policía Nacional permitió a los operarios comenzar las obras de demolición. Se trata de actuación integrada en el plan de la ampliación de la avenida Blasco Ibáñez -la calle transcurre en paralelo-. La Asociación de Vecinos Cabañal-Cañamelar se apresuró ayer a denunciar los «hechos» y acusó al Ayuntamiento de Valencia de «incumplir» su palabra.

En su comunicado, la organización -sin apenas peso en la barriada y de espalda a la realidad electoral del Distrito Marítimo desde el año 1991-, calificó el edificio de la palmera como «emblemático y singular». Dice bien la Asociación. Aquel inmueble destartalado es uno más de los emblemas de la degradación urbana e impar por sus particulares habitantes.