Presupuestos para la ciudad

La Modelo, la Fe y el metro copan la inversión

2008-10-30Publicat per: Levante
Las cuentas de la Generalitat de 2009 para la ciudad de Valencia no deparan grandes sorpresas. El gobierno autonómico destina el grueso de la inversión a las obras ya en marcha de ampliación de la red del metro y a dos macroproyectos: el nuevo hospital de la Fe y la remodelación de la cárcel Modelo, que se convertirá en un centro administrativo. Sólo estos dos actuaciones suman 70 millones de euros.
Al margen de estos proyectos de referencia del gobierno Camps, la Conselleria de Infraestructuras es la más inversora en la ciudad. La continuación de la red de metro y tranvía (T2, T4 y línea 5), los accesos a la ZAL y el cierre de la ronda ascienden a un montante de 23,5 millones. La Generalitat tiene previsto invertir 3,3 millones en dos colectores, norte y sur, un gasto que también está recogido en los presupuestos del Estado.

En lo que a transferencias y subvenciones se refiere, lo más llamativo por la cuantía son los 9 millones de euros que la Conselleria de Medio Ambiente destina a través del área de Viviendas y Proyectos Urbanos a la sociedad Cabanyal 2010. Su destino es "la ejecución de equipamientos públicos vinculados al plan de reforma interior del Cabanyal-Canyamelar". Tras la fuga, en plena crisis inmobiliaria, de los socios privados de la sociedad Cabanyal 2010, ayuntamiento y Generalitat tienen que hacer frente a la compra de sus acciones y a un desembolso cercano a los 8 millones de euros.

La Conselleria de Inmigración contempla una subvención de 237.620 euros para el centro de acogida de inmigrantes temporeros "La Paz", ubicado en la avenida del puerto. Esta aportación permitirá, después de varios meses de retrasos, abrir las puertas de este albergue de titularidad privada a los inmigrantes que dormían bajo el puente de Ademuz.
Los presupuestos autonómicos contemplan una transferencia de 1.108.770 euros para el convenio de infraestructuras educativas suscrito con el ayuntamiento y 19.940 para la fundación del Palacio del Barón de Vallvert, donado hace años a la Generalitat para la creación un museo de la indumentaria.

Los eventos deportivos son los grandes ausentes. No consta aportación alguna ni en inversiones ni en transferencias a la F1 ni a la Copa del América pese a los intentos por reactivar esta última.