El ayuntamiento recurre un dictamen que le obliga a pagar a precio de renta libre los equipamientos públicos

La tasación judicial revaloriza El Cabanyal

2008-10-25Publicat per: Levante
Las tasaciones del Jurado Provincial de Expropiaciones vienen a demostrar, a juicio de la plataforma Salvem el Cabanyal, que el plan especial del barrio que incluye la prolongación de Blasco Ibáñez es "social, cultural y económicamente inviable". Un reciente dictamen del Jurado Provincial de Expropiaciones multiplica por cuatro el precio que el consistorio pretendía pagar por dos naves ubicadas en la calle Mariano Cubells y Mariano Brull y destinadas a equipamiento cultural.

El ayuntamiento, alarmado ante la posibilidad de que se sucedan este tipo de sentencias que equiparan el precio del suelo expropiado al del mercado de renta libre, ha recurrido a los tribunales. La administración municipal ofreció por estas dos naves, encuadradas en el ámbito del plan y que en conjunto suman más de mil metros cuadrados de superficie, 267.035 euros. Los propietarios, en cambio, encargaron sus propias valoraciones que situaban el precio del suelo en 1,5 millones.

La decisión final del jurado casi cumple el cálculo de los afectados y cifra el justiprecio en 1.159.024 euros. El dictamen va un paso más allá de la tendencia a acercar los precios de expropiación a los reales del mercado, ya que en este caso se equipara el valor del suelo destinado a equipamiento público -siempre con precios muy inferiores- al que hubiese alcanzado si en el planeamiento se hubiera grafiado como residencial.

Se da la circunstancia de que el plan especial del Cabanyal, hoy por hoy, prevé que todo el suelo expropiado para viviendas sea bajo régimen de protección. Este argumento ha llevado al servicio jurídico municipal a plantear un recurso contencioso-administrativo contra la resolución del Jurado Provincial.

Es fácil imaginar el descalabro que supondría para el estudio económico del plan del Cabanyal -entre 144 y 250 millones de euros- y para las arcas locales que las valoraciones inicialmente calculadas se multiplicaran finalmente por cuatro o cinco veces más. Cabe recordar que hace unos meses los socios privados -todo empresas promotoras- que habían entrado a formar parte de la sociedad mixta Cabanyal 2010, órgano gestor del plan, se "descolgaron" del proyecto vendiendo sus acciones a las administraciones valencianas, Ayuntamiento de Valencia y Generalitat Valenciana.