El Ayuntamiento compra 17 inmuebles en la zona protegida del Cabanyal a la espera de que se conozca la sentencia del Tribunal Supremo

Próximos derribos, en Blasco Ibáñez

2008-08-19Publicat per: Las Provincias
Cada paso es uno menos para la apertura de Blasco Ibáñez. El Ayuntamiento no descansa en el que se ha erigido como uno de los grandes propósitos de este equipo de gobierno. Todo está perfectamente engranado para continuar con los derribos en el Cabanyal. El Consistorio ya tiene escriturados varios inmuebles en la zona de la prolongación de Blasco Ibáñez. "En la última quincena del mes de julio se firmó ante notario la adquisición de 17 inmuebles, algunos de ellos ubicados en la zona suspendida", según aseguró a LAS PROVINCIAS el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau.

Pero las actuaciones en estos nuevos inmuebles municipales tendrán que esperar a que se conozca el fallo del Tribunal Supremo. La Federación de Vecinos del Cabanyal presentó un recurso de casación del que todavía no hay sentencia. El Consistorio espera el Supremo lo desestime. Así lo hizo con los recursos presentados por Salvem el Cabanyal y la asociación de vecinos Pavimar. Mientras aguarda al fallo, el Ayuntamiento ya ha adquirido casi una veintena de edificios. Así, si el Supremo falla a favor del Consistorio, se podrán iniciar las actuaciones pertinentes en Blasco Ibáñez de forma rápida.

El siguiente paso a la adquisición de esas viviendas es solicitar la licencia de derribo. De momento, la Oficina Cabanyal 2010 -la empresa encargada de las demoliciones- sólo está actuando en la parte que se encuentra fuera de la zona protegida. Los últimos derribos se han producido en la calle Manuela Estellés, Mariano Cuber y San Pedro.

El ámbito de suspensión de derribos que aparece en el recurso presentado por la Federación de Vecinos se refiere al rectángulo formado por las calles Escalante, Pescadores, Doctor Lluch y Amparo Guillem.

Pero aparte de los 17 inmuebles ya escriturados, el Consistorio tiene apalabrados cerca de 40 inmuebles en el barrio del Cabanyal. Alfonso Grau resaltó que las 17 escrituras en la prolongación de Blasco Ibáñez evidencian los acuerdos municipales a los que se llega con muchos vecinos. Y es que la expropiación no es la única vía sino la última. La intervención municipal consiste primero en alcanzar acuerdos sobre el precio de la vivienda y el realojo antes que por la expropiación.