El plan de prolongación de Blasco Ibáñez incluye construir aparcamientos en el bulevar San Pedro

El Ayuntamiento enviará en septiembre 54 avisos para proseguir los derribos en el Cabanyal

2008-08-07Publicat per: Las Provincias
"En septiembre enviaremos las notificaciones de expropiación que faltan del tramo de la calle San Pedro". Así lo aseguró a LAS PROVINCIAS el primer teniente de alcalde, Alfonso Grau. Con esta actuación el Ayuntamiento completará las expropiaciones de esta zona del Cabanyal que forma parte del plan urbanístico de prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez hacia el mar.

"El 60% de los inmuebles de esta calle ya son propiedad municipal. El mes que viene se remitirán el resto de notificaciones", explicó el alcalde en funciones del Consistorio. Esto supone que quedan por expropiar 54 de los 134 unidades registradas -entre inmuebles y solares- afectadas del bulevar San Pedro. Y ese medio centenar será el que se envíe en septiembre. Aunque ya está todo preparado, el Consistorio ha preferido esperar a enviar las certificaciones ya que agosto es un mes inhábil en el que muchas personas no están en sus casas.

Sin embargo, no siempre se llega a la expropiación. En muchos casos, el Ayuntamiento ha llegado a acuerdos con los propietarios sobre el precio de la vivienda antes de acudir a este proceso.

Actualmente, se están revisando algunos de los primeros acuerdos a los que se llegaron para "ajustarlos" a los precios de mercado de hoy. Precisamente, la tasación de los inmuebles es una principales quejas de los vecinos cuyas viviendas están incluidas en la ampliación de Blasco Ibáñez. Algunos de los afectados consideran que la valoración es demasiado baja.

Según explicaron fuentes municipales, la remodelación de este tramo del barrio del Cabanyal "dará paso a un bulevar de más de 30 metros". Además, Alfonso Grau recordó que el plan también incluye la construcción de plazas de aparcamiento en el mismo bulevar, una dotación de la que actualmente carece el Cabanyal ya que la mayoría de viviendas antiguas se construían sin plaza de garaje.

Lo cierto es que estas actuaciones sirven para revitalizar el barrio. "Ya se ha demostrado que numerosas intervenciones en determinados barrios como el Carmen o Velluters han mejorado el barrio. Y confiamos en que en este caso pase lo mismo", apuntó Grau.

Los derribos de la calle San Pedro se encuentran fuera de la zona protegida. Y es que, el Ayuntamiento todavía está a la espera de que el Tribunal Supremo falle sobre el recurso de casación de la Federación de Vecinos. El Consistorio confía en que, como ocurrió con los recursos presentados por Salvem el Cabanyal y la asociación de vecinos Pavimar, el tribunal lo desestime. Será entonces cuando pueda iniciar el proceso de actuación en Blasco Ibáñez.

Mientras tanto, Sociedad Cabanyal 2010, la empresa que se encarga de los derribos, continúa con las demoliciones previstos.

Entre los últimos derribos, figuran dos inmuebles de la calle San Pedro y un par más en Mariano Cuber. En abril también se derribaron otros 12 edificios fuera de la zona protegida, en la calle Manuela Estellés (junto a la estación de Renfe del Cabanyal). Se trataba de un pequeño tramo de viviendas ruinosas. Los residentes en la zona llevaban tiempo pidiendo esta actuación porque el tramo se había convertido en un foco de suciedad.

Pero el plan urbanístico del Ayuntamiento no consiste únicamente en prolongar la avenida Blasco Ibáñez. El proyecto incluye un paseo arbolado central de 18 metros de nacho. Asimismo, la redacción del plan recoge la creación de una red de jardines y nuevos itinerarios peatonales "que dotarán al barrio de una estructura de esparcimiento al aire libre que ayudará a su regeneración".