Los Empresarios de la Construcción entienden que no es el momento "de meterse ahí"

"Los promotores no podían tener el dinero depositado y sin desarrollo en el Cabanyal"

2008-07-11Publicat per: Levante
El presidente de la Federación Valenciana de Empresarios de la Construcción (Fevec), Juan Eloy Durá, achacó ayer la salida de los socios privados de Cabanyal 2010 -empresa mixta conformada con las administraciones municipal y autonómica para desarrollar el Plan de El Cabanyal, que incluye la rehabilitación del barrio y la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar- a que no se puede "estar con un dinero depositado y sin desarrollo".

Durá se pronunció en estos términos durante la rueda de prensa que ofreció para informar del contenido de la asamblea general de la federación, al ser preguntado por la decisión de las once empresas que conformaban el capital privado de la sociedad de abandonarla y vender la totalidad de sus acciones, que representan el 45 por ciento, a la parte pública de la misma.

Destacó que "abrir caminos al mar siempre es necesario y es bueno" pero planteó que "si hay dificultades y las empresas privadas no están en condiciones en este momento de meterse ahí" será "porque no lo ven interesante", ya que, "si se va a alargar, no puedo estar con un dinero depositado y sin desarrollo", dijo.

No obstante, el presidente de Fevec se mostró convencido de que "cuando se termine" el proceso necesario para poner en marcha el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) de El Cabanyal-Canyamelar y éste "se lleve a cabo, seguro que habrá intereses privados participando en ello".

En este sentido, Juan Eloy Durá recalcó que "abrir al mar Valencia es cada vez más interesante y necesario", al tiempo que valoró que la ciudad ya "se ha abierto mucho", puesto que la celebración de la última edición de la Copa del América dio a conocer la zona de la Malva-rosa, que, a su juicio, "está francamente fantástica" en comparación a como estaba antes.

Los socios capitalistas ofrecieron su 45% de las acciones por 7.875.000 de euros, lo que les permitirá recuperar la inversión inicial, más los intereses, cantidad que pagarán las administraciones.Las constructoras no terminan de ver claro el negocio en el proyecto de la prolongación, que sigue pendiente de un recurso de los vecinos en el Tribunal Supremo que permita levantar la suspensión cautelar de los derribos en el área protegida.

La sociedad, se constituyó hace tres años con un capital social de 35 millones.