Cabanyal 2010 sólo ha comprado en tres años cien de las 1.600 casas afectadas por los derribos

2008-07-08Publicat per: Levante
El balance de los tres años de gestión de la sociedad Cabanyal 2010, creada por la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia, a través del Ivvsa y Aumsa, para desarrollar el plan especial del Cabanyal y la prolongación de Blasco Ibáñez, es limitado.
De las 1.600 viviendas que se tienen que derribar para abrir Blasco Ibáñez al mar la sociedad sólo ha comprado previo acuerdo con los propietarios un centenar, apenas un 6%. Las once promotoras que forman el accionariado privado han puesto a la venta sus acciones al no ver claro el negocio. Cabanyal 2010 no es la primera sociedad mixta que pincha. El ayuntamiento también tuvo que rescatar las acciones de sus socios privados en València Antiga creada para revitalizar el centro histórico.

La rehabilitación de edificios es sobre el papel y en las declaraciones del concejal de Grandes Proyectos y presidente de Cabanyal 2010, Alfonso Grau, uno de los grandes objetivos del pepri. Sin embargo, de los 560 edificios que se tienen que rehabilitar, la sociedad sólo ha actuado en tres.

El plan especial contempla 61 equipamientos (jardines, plazas e instalaciones deportivas y culturales) de las que se han ejecutado tres: el teatro Musical, el Museo de la Semana Santa y una biblioteca de la plaza de la Reina.

Las administraciones son conscientes del rechazo social que genera el plan por eso el informe de gestión de la mercantil contempla que su papel "no es sólo estar en el barrio" -del que destaca su "intensa actividad social y vecinal"- sino "formar parte de él". "Es un reto conseguir proyectar al vecindario la intención de colaboración e integración", apunta. Vinculado a ello, la sociedad gastó 35.000 euros entre 2005 y 2006 en "publicidad y relaciones públicas". Según recoge la auditoría de 2006 de Cabanyal 2010 -la última disponible-, ese dinero se destinó a editar 15.000 dípticos informativos, a comprar lotería de Navidad para repartir participaciones entre clientes y amigos y para sufragar la Semana Santa Marinera.

Una de las principales actividades de la sociedad, pese a que no figura como objeto social, ha sido el arrendamiento de viviendas a familias sin recursos como medida de apoyo al área de Bienestar Social. La memoria de 2006 registra unos ingresos de 107.000 euros por este concepto. Ese año se alquilaron la mitad de las 58 viviendas adquiridas y el año siguiente (2007) la previsión era duplicar el número. Los alquileres sociales por estas casas está entre 180 y 200 euros y al mes generan unos ingresos de 3.500 euros a la sociedad. Salvem el Cabanyal ha calificado esta práctica de acoso inmobiliario porque se está dando entrada a familias de rumanos y gitanos en infraviviendas mientras se expulsa a los vecinos de toda la vida.

El consejo de administración de la sociedad, constituida el 26 de julio de 2005, se ha reunido cinco veces y se han celebrado tres juntas generales. En la del 30 de mayo de 2006 se acordó designar a Cabanyal 2010 beneficiaria de las expropiaciones que lleve a cabo Aumsa.

Los estatutos de la mercantil le confieren amplias potestados -elaborar proyectos de reparcelación, adquirir terrenos y edificaciones, recibir ayudas y subvenciones, enajenar parcelas...-, sin embargo no puede expropiar directamente, sino a través de la sociedad municipal Aumsa. En este tiempo se han aprobado dos expropiaciones en las calles Francisco Baldomar y Vicente Brull. También se ha activado el primer proyecto de expropiación forzosa en el bulevar San Pedro, a la espera de que los tribunales levanten la suspensión cautelar en la zona Bien de Interés Cultural. La sociedad también ha llevado a cabo la urbanización de varias calles.