Reacción de la oposición

El PSPV achaca a la falta de expectativas la huida de las empresas de la sociedad que prolongará Blasco Ibáñez

2008-07-01Publicat per: Las Provincias
La voluntad de las empresas de vender sus acciones significa que "abandonan el barco porque está haciendo aguas", sumando así a las "carencias" urbanísticas de la iniciativa, la falta de respaldo económico
El concejal socialista en el Ayuntamiento de Valencia y miembro de la empresa Cabanyal 2010, Vicente González Móstoles, ha atribuido la "huida" del capital privado del proyecto de prolongación de la Avenida Blasco Ibañez a la falta de expectativas de los empresarios.

En opinión de González Móstoles la voluntad de las empresas privadas de vender sus acciones significa que "abandonan el barco porque está haciendo aguas", sumando así a las "demostradas carencias" de base urbanística y patrimonial de la iniciativa, la falta de respaldo económico.

En este sentido, ha comparado los tres millones de euros que el pasado 3 de diciembre la entonces Ministra de Vivienda, Carmen Chacón, comprometió para la rehabilitación de viviendas en el Cabanyal-Canyamelar (el 27 por ciento de la inversión total en esta materia) con el 0,25 por ciento que aportará el Ayuntamiento.

El grupo municipal socialista ha instado al Consistorio a suspender las actividades emprendidas por Cabanyal 2010 y a impulsar una oficina RIVA -empresa pública dirigida a desarrollar proyectos de rehabilitación urbana- para fomentar la recuperación del barrio.

Asimismo, han pedido a las autoridades locales que archiven el expediente de prolongación de la avenida hasta el mar y apuesten por el "talento urbanístico" como alternativa para llegar a la playa "de forma digna" y sin necesidad de "desgajar" el Cabanyal-Canyamelar.

El concejal del PSPV ha recordado que la prolongación supone el 30 por ciento del total del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del Cabanyal que contempla, además, la rehabilitación de 560 inmuebles catalogados y 39 unidades de actuación para la creación de centros públicos.

Por esta razón ha exigido que el Ayuntamiento trabaje en el resto del PEPRI e invierta en la promoción de viviendas protegidas, zonas verdes, equipamientos públicos y aparcamientos.

"La lentitud del proceso de expropiación, la mala prensa técnica del proyecto urbanístico y la investigación de la transparencia de Cabanyal 2010 por parte de la comisión europea han llevado a las empresas privadas a alejarse de esta iniciativa", ha explicado González Móstoles quien también ha recriminado al Consistorio su mala gestión en la rehabilitación del barrio de Ruzafa.