El PSPV denuncia que esto "evidencia la falta de consistencia del proyecto y su escasa viabilidad económica, social y patrimonial''

Once empresas no ven rentable la prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar y abandonan el proyecto

2008-06-30Publicat per: Las Provincias
Los socios privados de Cabanyal 2010 --la empresa mixta conformada por la administración municipal, la autonómica y firmas privadas para llevar a cabo el desarrollo del Plan de El Cabanyal , en el que además de la rehabilitación de este barrio se incluye la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar-- han anunciado su voluntad de abandonar este sociedad y vender sus acciones a la parte pública de esta entidad, representada por el consistorio valenciano y la Generalitat.

Las empresas que conforman el capital privado en Cabanyal 2010 son un total de once, en concreto, Acciona Infraestructuras S.A. (1.856 acciones), Construcciones Villegas S.L. (1.856), Armiñana Promociones Inmobiliarias (1.856), Reyal Urbis S.A. (1.856), Salvador Vila S.L. (1.856), Calviga SAU (1.856), Ecisa Grupo Inmobiliario SLU (1.856), Urbana Ducat S.L. (1.856), Sedesa Urbana S.L. (500), Pavasal Empresa Constructora S.A. (201) y GIC Promociones Urbanas S.L. (201).

Estas firman anunciaron su decisión de vender la totalidad de sus acciones, que representa el 45 por ciento la sociedad mixta, en el Consejo de Administración de la entidad celebrado esta mañana, según informaron fuentes municipales.

Las empresas privadas han ofrecido su participación en Cabanyal 2010 a la parte pública de la sociedad, el Ayuntamiento de Valencia, representado a través de la empresa municipal Aumsa, y la Generalitat, representada por medio del Instituto Valenciano de la Vivienda (Ivvsa), explicaron las mismas fuentes.

Asimismo, indicaron que con toda probabilidad las dos administraciones aceptarán esta propuesta y se harán con las acciones que hasta el momento estaban en manos privadas, teniendo en cuenta que se les darán facilidades de pago para asumirlas. Por otro lado, comentaron que de este modo se despejan las críticas que se hacían al Plan del Cabanyal por considerarlo un proyecto "especulativo" del que podrían sacar beneficio los promotores privados. Destacaron que se trata de una intervención con contenido social, con la que se crearán espacios y dotaciones públicas, así como viviendas protegidas. Denuncia del PSPV

Por otro lado, el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia consideró hoy, tras conocer la decisión de las empresas privadas de Cabanyal 2010, que este anuncio supone una "pérdida de apoyos empresariales" para llevar a cabo la prolongación de Blasco Ibáñez que "evidencia la falta de consistencia del proyecto y su escasa viabilidad económica, social y patrimonial", según indicaron en un comunicado fuentes del PSPV.

A este respecto, el edil de esta formación en el consistorio valenciano Vicente González Móstoles señaló que la decisión de los socios privados "es el indicador más fiable de que la operación ha perdido todo su sentido económico y de que debe ser reconsiderada a partir de nuevos criterios de oportunidad".

Desde el grupo municipal socialista explicaron que las compañías privadas que han manifestado su intención de enajenar sus acciones reúnen 15.750 participaciones de Cabanyal 2010, lo que constituye el 45 por ciento del total de las acciones de la compañía. El 55 por ciento restante (19.250 acciones) son propiedad, a partes iguales del Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat, a través de las empresas AUMSA e IVVSA, respectivamente, quienes de acuerdo con los estatutos de la empresa tienen derecho de adquisición preferente.

Precio por acción

El precio establecido por acción es de 500 euros, por lo que el precio total de las acciones que se pretenden enajenar asciende a 7.875.000 euros. La cantidad se entregará en tres pagos de 2.625.000 euros; el primero, al otorgamiento de la escritura de compraventa; el segundo, transcurrido un año; y el tercero, transcurrido dos. A ello habrá que sumar una cantidad en concepto de intereses, calculados conforme al IPC General más un punto porcentual, según indicaron las mismas fuentes.

El edil socialista comentó que "las nuevas circunstancias del mercado y las dinámicas urbanas a nivel global han puesto de manifiesto la grave equivocación que supone la decisión municipal de continuar con esta operación". Indicó que "ahora, no sólo hay criterios de lógica urbana y patrimonial en contra de la operación sino que el proyecto se ha visto desautorizado por los agentes privados en su dimensión estrictamente económica, lo cual lo deja sin ninguna justificación", resaltó.

Vicente González Móstoles estimó que "la potenciación de la identidad patrimonial de la ciudad es un factor de mucho mayor peso que la producción de suelo". En este sentido, citó al presidente de la Fundación Metrópoli y Premi Jaime I de Medio Ambiente, Alfonso Vegara, que manifestó que la generación de identidad es uno de los componentes más importantes en la estrategia de las ciudades por posicionarse competitivamente.

El edil del PSPV manifestó que "las expectativas económicas de la ciudad se verían muy enriquecidas si protegiésemos nuestro patrimonio". Indicó que "la protección y la puesta en valor de la huerta y de los centros históricos son una oportunidad económica para Valencia de primera magnitud", al tiempo que sostuvo que "los empresarios ya han advertido este cambio de ciclo".