Los vecinos dudan que sea posible llevarse el edificio "ladrillo a ladrillo" a otro sitio como prometió la alcaldesa

Soto pide al PP que concrete si trasladará la lonja de pescadores

2008-06-11Publicat per: Levante
El concejal socialista Juan Soto denunció ayer la "hipocresía patrimonial" del gobierno municipal que ensalza con motivo del centenario los edificios del conjunto de la Exposición Regional de 1909 (la Lanera, la Tabacalera y el Palacio de la Exposición) reconvertidos para uso institucional y hotelero y, en cambio, condena al derribo la Lonja de los Pescadores del Cabanyal. Este edificio construido por Juan Bautista Gosálvez por encargo del Instituto de la Marina Auxiliante se inauguró el mismo año de la exposición. El plan especial del Cabanyal lo condena a desaparecer.

Soto le recordó ayer a la alcaldesa, Rita Barberá, la promesa que hizo hace una década de trasladar "piedra a piedra" la lonja, ubicada justo al final de la línea de la prolongación de Blasco Ibáñez. Barberá hizo este anuncio coincidiendo con la aprobación del Pepri del Cabanyal y ante la alarma social que generó el derribo de la lonja, protegida entonces con nivel 2. Soto emplazó ayer a la alcaldesa a decir "dónde están las parcelas donde se reubicará la lonja y cómo se hará el traslado de un edificio de ladrillo cuya viabilidad cuestionan los técnicos". El edil de la oposición aseguró que es "un disparate" pretender trasladar el edificio ladrillo a ladrillo porque eso significa su destrucción.
La Asociación de Vecinos del Cabanyal respaldó ayer las declaraciones de Soto y agradeció en un comunicado la defensa de la antigua e imponente lonja de los pescadores, uno de los edificios singulares del Cabanyal.

El inmueble mantiene el uso residencial y conserva la nave central interior de cien metros de largo por 24 de ancho. Soto destacó el "enorme valor patrimonial, histórico, arqueológico, social e, incluso, etnológico del inmueble", un "gran ejemplo de la arquitectura industrial en los Poblados Marítimos". Para el PSPV, la mejor manera de defender y poner en valor el inmueble, ubicado en la calle Eugenia Viñes (del número 133 al 171) sería "renunciar a la prolongación de Blasco Ibáñez y a la destrucción del Cabanyal y proceder a su rehabilitación".