Los agentes prohibieron el paso por las aceras a los cerca de 300 manifestantes

Una protesta ilegal contra los derribos en el Cabanyal corta el tráfico en la calle de la Reina

2008-05-14Publicat per: Las Provincias
Cerca de 300 personas se concentraron ayer en el Cabanyal contra de los derribos previstos por la ampliación de Blasco Ibáñez. Eran las 18.30 horas cuando vecinos del barrio y miembros de la Plataforma Salvem el Cabanyal protestaban en las aceras de la calle de la Reina. Poco a poco, se fueron desplazando hacia la calzada, donde extendieron una pancarta que rezaba: "Pero la nostra dignitat, fem fora Cabanyal 2010".

Frente a ellos una veintena de efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) con armas disuasorias y escudos custodiaban el número 105 de la calle de la Reina, donde se ubica la Oficina Cabanyal 2010- encargada de ejecutar los derribos para la ampliación de Blasco Ibáñez-. Varios agentes de Policía Local, que también se desplazaron hasta allí, se vieron obligados a cortar la calle de la Reina durante media hora al ser tomada por manifestantes y agentes. Algunos vehículos tuvieron que dar marcha atrás y los que venían por Doctor Lluch fueron desviados por la calle Amparo Guillem.

Varios carteles pegados en las calles y correos electrónicos informaban desde hace días de la concentración. Sin embargo, nadie se había declarado organizador de la reunión. "La concentración no está autorizada. Delegación de Gobierno no ha recibido la petición previa necesaria para permitir una concentración", aseguraron fuentes policiales.

Debido a la ilegalidad de la reunión, los agentes de la UIP cortaron el paso a los viandantes a ambos lados de la calle entre los números 93 y 108 de la calle de la Reina. "Nos tratan como delincuentes. Dicen que no podemos pasar porque la manifestación no está autorizada", explicó una mujer de 75 años, afectada por las expropiaciones de la calle San Pedro.

Precisamente, tal y como adelantó LAS PROVINCIAS, el lunes comenzaron los derribos de dos inmuebles en esta calle, que se encuentra fuera de la zona protegida.

"Nos han degradado el barrio con suciedad y droga. No hace falta una prolongación de Blasco Ibáñez. Nos roban nuestras casas para hacer negocio", leyó Pura, miembro de Salvem el Cabanyal, en un manifiesto. Tras el comunicado, los manifestantes comenzaron a aplaudir y a lanzar gritos. "Del Cabanyal no pasarán", gritaban al unísono.

Alrededor de las 19.45 horas, la concentración comenzó a dispersarse aunque los peatones seguían sin poder atravesar parte de la calle de la Reina, Columbretes y la calle Barracas. Un total de 10 unidades de UIP se encontraban diseminados por la zona. Los agentes procedieron a la identificación de varias personas. "Se impondrán sanciones por incumplimiento de la ley de reunión que pueden ir de los 300 a los 3.000 euros", explicaron fuentes policiales.