La herida abierta del Cabanyal con las televisiones

2008-04-29Publicat per: El Mundo
La indignación aumenta entre los vecinos de El Cabanyal ante el cada vez mayor número de reportajes emitidos desde fuera de la ciudad para abordar el problema. Parece que exista una campaña para deslegitimar las decisiones judiciales y del Ayuntamiento que, además, coinciden con la opinión de la mayoría de la demarcación.

Hay críticas, no obstante, en los “dos bandos”, porque si ayer fue el turno de Herida Abierta, documental emitido en la televisión pública nacional, semanas atrás otras cadenas y tratamientos fueron foco de conversación.

El programa, emitido la noche del espacio “Crónicas”, fue tachado de “partidista” por varios residentes e, incluso, propietarios de viviendas afectadas por la ampliación de Blasco Ibáñez. “Estaba realizado desde la perspectiva de “Salvem el Cabanyal”, que ni es la única voz del barrio ni la más numerosa”.

Al respecto, J.L., propietario de una de estas casas, quiso zanjar cualquier atisbo de polémica al respecto: “Tiran mi casa y la de un familiar directo y estoy a favor de la prolongación, no necesito ponerme una pegatina para reivindicar mis derechos ni dejar que nadie imponga sus opiniones sobre las demás”.

De hecho, soy ya varios los vecinos que, desde la publicación de la sentencia del Tribunal Supremo que cierra la vía judicial del conflicto, piden que la plataforma Salvem deje de alargar el proceso. “Sus reuniones apenas llenan una esquina del barrio, la mayoría no estamos de acuerdo con sus actuaciones”.

El reportaje Cabanyal, herida abierta¸ realizado por Carlos Gómez, con imagen de Pablo Balsa, sonido de Pablo Pérez, montaje de Fátima Serrano y producción de Ana Pastor, se publicitó con un texto en el que hablaba de “movilización urbana y lucha vecinal contra el poder”, una afirmación que muchos vecinos no comparten.

“Tampoco por qué Salvem anunció que acataría la sentencia y sigue promoviendo la diferencia”, dicen. El último paso, crear el Grupo de Ayuda Mutua, con la finalidad de apoyar a todas las familias sin posibilidades económicas en la defensa de sus intereses ante el “esperable procedimiento de expropiación a que previsiblemente será sometido el barrio”, según el colectivo.

“Se creen en poder de la verdad absoluta y la intentan imponer con criterios supuestos y nunca confirmados; si preguntan en el barrio se darán cuenta de que todo el mundo apoya la actuación”, comenta uno de los propietarios. Apunta, además, que las televisiones y medios nacionales pecan del mismo error, “porque ellos ni viven aquí ni volverán a pasarse por el barrio”.

Callejeros

La indignación ante un documental de estas características no es nueva. El propio Salvem y numerosos vecinos ya se quejaron de la emisión de otro de características similares, hace cuatro meses, en un canal de televisión privado. Si en el caso de Herida Abierta, al menos, el problema de la ampliación sí era tratado, en este sólo partía como excusa para crear un retrato costumbrista y casi freak.

Esta emisión de Callejeros provocó la recogida de firmas en el barrio para solicitar un contra-reportaje que rectificara la imagen dada, aunque el recurso no llegó a prosperar. “Se humilló hasta la saciedad un barrio que nada tiene que ver con los chabolistas y pendencieros que mostraron en televisión”, admitieron desde la plataforma.

Criticaron, sobre todo, dos hechos diferenciados. Por un lado, que el reportaje se redujera a mostrar apenas cuatro calles de todas las afectas, las más próximas a los bloques de viviendas llenos de basura. Además, Salvem comentó que la emisión resultó fallida, porque “debió alegar mucho a los responsables del Ayuntamiento porque les daba la razón, al retratar espacios ocupados ilegalmente y familias desestructuradas”.