Las remesas comenzarán cuando el fallo del Supremo sea favorable

El Ayuntamiento ultima el aviso de 1.000 expropiaciones para la apertura de Blasco Ibáñez

2008-04-21Publicat per: Las Provincias
Hasta el momento 135 vecinos de la calle San Pedro han recibido ya una carta notificándoles la expropiación de sus viviendas afectadas por el Plan de Rehabilitación. Mañana comenzará de forma progresiva el derribo de 12 de ellas. Otras 15 serán demolidas en los unos días. Ahora el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana ultiman el envío de nuevas notificaciones de expropiación. Los destinatarios: los propietarios de las viviendas de la avenida Blasco Ibáñez.

En total, se mandarán 1.100 certificaciones. "Estamos a la espera de que el Supremo falle sobre el recurso de casación de la Federación de Vecinos. Mientras tanto, vamos programando las siguientes áreas de actuación. En cuanto salga la sentencia, si es favorable, iniciaremos el proceso en Blasco Ibáñez", explicaron fuentes del gobierno municipal.

El envío comenzará una vez se falle sobre el recurso de casación interpuesto por la Federación de Vecinos. Todo apunta a que la sentencia será favorable al Ayuntamiento. El millar de notificaciones se mandarán entonces de forma escalonada. "Las remitiremos paulatinamente. Las dividiremos por unidades de ejecución y habrá un intervalo de varios meses entre uno y otro conjunto de envíos. Es decir, las 1.100 notificaciones no se mandarán de golpe", explicó César Mifsut, gerente en funciones de la empresa Cabanyal 2010.

La estimación es que la ejecución del plan urbanístico se alargue como mínimo una década. La zona de Blasco Ibáñez concentra el 80% de las 1.651 casas afectadas por el plan de prolongación de Blasco Ibáñez.

Los miembros de la Plataforma Salvem el Cabanyal son conscientes de que el plan sigue avanzando. "Por las declaraciones que hace el Ayuntamiento sabemos que continúan con las expropiaciones", explicaron fuentes de la asociación.

Y más, después de la última sentencia del Tribunal Supremo emitida en marzo que avala el plan al aprobar su legalidad. Por ello, esta misma semana la plataforma se reunió en asamblea general para tomar medidas para afrontar lo que supone "un cambio radical en la situación".

Su objetivo es reorganizar a todos los afectados. "Crearemos un Grupo de Ayuda Mutua para estructurar a todos los expropiados", aseguró el jueves el portavoz de las asociación, Faustino Villora. Dividirán el barrio del Cabanyal en 10 unidades susceptibles de expropiación y pondrán a una persona al frente de cada una de ellas para que coordine al conjunto de posibles vecinos afectados.

El apoyo será total. Recibirán asesoramiento jurídico. Pero también ayudas económicas, si lo requieren. Para ello la Plataforma creará una caja de resistencia. "Si un vecino no tiene dinero suficiente para pagar la tasación que certifique el valor real de su vivienda se lo adelantaremos nosotros", apuntó Villora.

Y es que esa es una de las principales quejas de los afectados. Las bajas tasaciones de sus propiedades. Hasta ahora, muchos de ellos no podían pedir la valoración de otros técnicos para comparar por falta de recursos económicos.

Rehabilitación

Pero el plan no sólo consiste en prolongar Blasco Ibáñez -la nueva avenida contará con un paseo arbolado central de 18 metros de anchura-. También promueve la reforma y regeneración del barrio del Cabanyal-Canyamelar. De este modo, otra de las actuaciones inmediatas que tiene previstas el Ayuntamiento es la rehabilitación de varias viviendas de dominio público.

"Actualmente hay cinco inmuebles que cuentan con un expediente de rehabilitación y que se destinarán a realojos", explicaron fuentes oficiales del Consistorio.

Las ayudas que recibirá cada particular por la rehabilitación de su vivienda, serán, según aseguraron desde el Ayuntamiento, "equiparables a las otorgadas en la zona del casco histórico". Así, al tratarse de una zona calificada como área de rehabilitación, las ayudas económicas de los vecinos del Cabanyal pueden ascender hasta los 3.500 euros.

El Plan de Rehabilitación del Ayuntamiento también pretende dotar al barrio de más dotaciones públicas. Como las dos grandes áreas previstas "con destino educativo público". Una, de 9.000 metros cuadrados situada junto al nuevo jardín de la Remonta y la otra, de 11.000 metros cuadrados junto a Doctor Lluch.

Además, la redacción del Plan recoge la creación de una red de jardines, paseos arbolados y nuevos itinerarios peatonales "que dotarán al barrio de una estructura de esparcimiento al aire libre que ayudará a su regeneración".