24 ataques en un solo año contra la empresa municipal

2008-04-16Publicat per: Las Provincias
Por desgracia, los ataques perpetrados contra los intereses de Cabanyal 2010 no son nuevos, pues se prolongan en el tiempo. Durante su primer año de funcionamiento, tanto la sede como los inmuebles adquiridos para acometer el plan urbanístico fueron objeto de todo tipo de vejaciones. Desde pintadas amenazantes hasta sabotajes y robos.

La empresa empezó a funcionar en febrero de 2006. Un año después, tanto la sede principal como las posesiones de la empresa ya sumaban 24 ataques de todo tipo. Incluso se presentaron denuncias por los daños causados en el vehículo de uno de los trabajadores de Cabanyal 2010.

En abril de 2006 comenzaron los problemas, con pintadas y panfletos pegados en la fachada del edificio, en los que se denunciaba la política que lleva a cabo el Ayuntamiento en el Cabanyal. "Especuladores muertos", se podía leer en los grafitis.

Un mes después, los empleados se llevaron otra desagradable sorpresa. Cuando llegaron a trabajar, se encontraron la puerta de la sede tabicada de forma rudimentaria. Nuevas pegatinas avisaban: "Esta empresa está reduciendo a escombros el barrio del Cabanyal".

Las agresiones también alcanzaron a los inmuebles comprados por el Consistorio para su posterior derribo. Además, en las calles adyacentes del Cabanyal se podían leer más pintadas amenazantes. "Kontra el capital, gasolina y amonal", rezaba una de ellas, con la correspondiente falta de ortografía.

La llegada del verano sirvió para complicar más las cosas. A finales de agosto se produjo la rotura de la puerta trasera de la oficina, lo que obligó a su sustitución a costa de todos los valencianos. Los vándalos agresores también emplearon métodos más repulsivos, como arrojar excrementos a la fachada.

No cambiaron las cosas con la llegada del nuevo año. La sede municipal sufrió el sabotaje de la cerradura de la puerta principal a principios de enero de 2007. A finales del mismo mes, un cartel pegado en la fachada rezaba: "Aumsa y Cabanyal 2010 pretenden destruir el Cabanyal y deportarnos para hacer negocio con la zona". Justo al lado, restos de orín completaban la lamentable situación.

A todo esto hay que añadir los otros actos de sabotaje, aunque en este caso no estaban dirigidos a la empresa municipal. En noviembre de 2006, una veintena de vehículos empleados para realizar obras de reurbanización en el barrio aparecieron con las ruedas pinchadas. Un símbolo anarquista sirvió para reivindicar los destrozos.