Valencia llega al mar

2008-03-20Publicat per: ABC
LUIS Guarner, en «Valencia. Tierra y alma de un país» recogía en la página 222 de la Edición de 1974, publicada en Espasa Calpe SA, un párrafo escueto y contundente: «Rodeando los linderos del Jardín del Real que la verja circuye, encontraremos, en dirección al este, una amplia avenida moderna que, decididamente, se encamina hacia el mar, al que llegará un día, cuando el proyecto urbanístico logre realizar todo el trayecto de esta avenida que, hoy tan sólo es esperanza, se llama ya Paseo de Valencia al Mar».

Hoy, por fin, su esperanza se transforma en realidad pese a los obstáculos que los conservacionistas (PSPV, IU, Ecologistas de diverso plumaje, enrocados en los llamados «Salvem»...izquierda extrema lindante con la extrema izquierda) han puesto en el camino a la modernidad. El Supremo ha acertado con su sentencia desestimando el recurso de «Salvem El Cabanyal» y la asociación de vecinos «Pavinsar» que, si son coherentes, deberán disolverse en el olvido, tras la anterior sentencia, favorable también a los valencianos y contra los conservacionistas, del TSJ de la Comunidad.

Desde 1888, en que la Avenida se proyecta y diez años después en que se aprueba, el último tramo del Paseo de Valencia al Mar fue boicoteado sistemáticamente por quienes apostaron por una Valencia provinciana, preterida y anclada en el pasado. Hoy, con la denominación de Blasco Ibáñez, encara ya el futuro y avista al Mar.

Los resultados electorales de los últimos años avalan al Consistorio, a su alcaldesa y al presidente de los valencianos.

Los que aún hacen fuego con pedernal han sido absorbidos por la Historia.