La regeneración del Cabanyal

2008-03-16Publicat per: Las Provincias
Una vez más, los tribunales han vuelto a pronunciarse sobre la legalidad del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del Cabanyal- Canyamelar y han vuelto a dejar en entredicho las maniobras de quienes tratan de ocultar sus verdaderas motivaciones políticas tras una cortina de humo, con la intención de ganarse a la opinión pública para su causa y el resultado de entorpecer el desarrollo de la ciudad. Una vez más, los intentos de los Salvem -con el beneplácito del partido socialista- de deformar la realidad alimentando dudas acerca de la legalidad y transparencia de las actuaciones emprendidas por este equipo de gobierno municipal, de se han topado con el pronunciamiento firme de una sentencia. Frente a la táctica de la negación y la paralización de los Salvem ante cualquier proyecto en la ciudad -como la regeneración del Cabanyal, la rehabilitación de Tabacalera y la de la antigua Cárcel Modelo-, una vez más se ha acabado imponiendo la verdad y desenmascarándose las intenciones ocultas de quienes se posicionaban en contra erigiéndose en defensores absolutos de los ciudadanos.

El PEPRI del Cabanyal, mal que les pese a algunos, es un Plan diseñado con absoluta transparencia sobre unos criterios exquisitamente respetuosos con los valores esenciales del entramado urbano del barrio, que defienden, por encima de todo, el interés general y no intereses particulares de unos cuantos, teniendo como objetivos regenerar estos barrios marítimos, mejorar sus dotaciones, racionalizar su estructura viaria, proteger su patrimonio arquitectónico y conectar la Avenida Blasco Ibáñez con el mar. Su desarrollo supondrá, sin duda, una mejora de la calidad de este ámbito, de su vertebración con la ciudad y de la ciudad misma. Esa ha sido nuestra intención y así se lo hemos transmitido con claridad meridiana a todos los ciudadanos y, más concretamente, los vecinos del barrio, que han depositado en nosotros su confianza una y otra vez en las sucesivas consultas electorales.

Resulta lamentable que determinadas plataformas que dicen representar a los vecinos hayan decidido recurrir a la vía judicial con el fin de ralentizar un proceso de revitalización necesario de este entorno urbano, haciéndonos perder a todos un tiempo valiosísimo que nos hubiera permitido frenar la degradación a la que nos conduce la suspensión cautelar en parte del ámbito de actuación, degradación de la que, encima, con gran desfachatez, nos culpan.

A falta tan sólo de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre uno de los recursos de casación interpuestos en relación con este Plan Especial -idéntico a los que acaba de desestimar-, lamentamos que, debido a los pleitos abiertos, no hayamos podido intervenir con la celeridad deseada para ofrecer a los vecinos del Cabanyal la calidad de infraestructuras, de equipamiento y de vida que se merecen.

Con el respaldo de los ciudadanos y de los tribunales, el equipo de gobierno municipal tiene la firme intención de continuar avanzando, una vez se levante la suspensión cautelar, en la totalidad del ámbito del PEPRI, poniendo por delante -como hemos venido haciendo hasta ahora-, donde sí hemos podido actuar- la negociación y el acuerdo con los vecinos. Como dato, cabe resaltar que, a fecha de hoy, de las 134 unidades registrales en la zona de lo que será el futuro Bulevar San Pedro, ya son propiedad municipal 71 (el 53%, en términos porcentuales), habiéndose adquirido por compra-venta amistosa y sin haber sido necesario recurrir a la expropiación.

Desde la Oficina Cabanyal 2010 estamos ofreciendo a todos los vecinos una atención personalizada en relación con el Plan Especial, sobre rehabilitación, ayudas, opción a nuevas viviendas mediante realojo y ayudas para la realización de trámites. Durante los años que han pasado desde la aprobación del Plan, desde el Ayuntamiento hemos realizado una inversión -sin tener en cuenta la adquisición de viviendas- de 52.625.000 euros, que ha supuesto importantes mejoras de infraestructuras y equipamientos públicos. Hemos recuperado edificios emblemáticos, como el antiguo Molino de Arroz, hoy reconvertido en Museo del Arroz y de la Semana Santa Marinera-; la Casa de la Reina, que es hoy una biblioteca, y el Teatre Musical, que ofrece una rica programación cultural. Hemos hecho intervenciones como el Jardín de la Remonta y hemos urbanizado diversos entornos, como la Calle Progreso y Luis Navarro; la Calle Rosario, Calle Benlliure y Calle Escalante; la Calle Serrería y Avenida Blasco Ibáñez; y la Plaza Cruz Canyamelar, Plaza Virgen Vallivana, Calle Remonta y Calle Pedro Maza. Sin olvidar, por supuesto, las obras de saneamiento del Cabanyal, gracias a las cuales, ya no se producen inundaciones cuando se producen lluvias torrenciales.

En los próximos meses, continuaremos impulsando las intervenciones del Plan del Cabanyal, con el fin de ir alcanzando los objetivos previstos. Proseguiremos en el ámbito de lo que será el Bulevar San Pedro, un auténtico eje norte-sur, que, junto a la prolongación de Blasco Ibáñez, regenerará estos barrios, y ampliaremos las zonas verdes y equipamientos públicos, con aparcamientos -como los de la Plaza Calabuig y Martí Grajales, que ofertarán cerca de 4.000 plazas para residentes. Y seguiremos también colaborando con entidades culturales de la zona, como el Ateneo Musical del Puerto, ayudándoles a rehabilitar sus locales para el desarrollo de su actividad e incrementar la riqueza cultural del Cabanyal.

Queremos así que los vecinos de estos barrios marítimos puedan ver cuanto antes convertido en realidad este proyecto ambicioso y necesario que, por fin, les permitirá poner punto final a su deterioro e integrarse plenamente en el ámbito urbano como uno de los barrios más atractivos y hermosos de la ciudad.