Los derribos del Cabanyal empezarán en la zona más próxima al mar

2008-03-15Publicat per: Levante
La alcaldesa de Valencia expresó ayer su voluntad de reactivar "a toda velocidad" el plan especial del Cabanyal, bloqueado desde hace diez años y al cual el Tribunal Supremo dio luz verde el jueves.
El ayuntamiento se centrará ahora en culminar las expropiaciones del futuro bulevar San Pedro y en seguir comprando casas y construyendo los equipamientos pendientes. Rita Barberá comentó que los derribos en la zona de la prolongación de Blasco Ibañez podrían empezar "por la parte del mar", aunque apuntó que este ámbito "llevará un tiempo". Los derribos más inmediatos que señaló ayer la alcaldesa se corresponderían con los bloques de viviendas Ruiz Jarabo, próximos a la playa del Cabanyal, donde hay proyectada una zona deportiva.

El Ayuntamiento de Valencia solicitará al Tribunal Supremo que levante la suspensión cautelar de los derribos y adelante el fallo del tercer y último recurso de casación pendiente e impulsado por la Federación de Asociaciones de Vecinos . Así lo explicó ayer el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, al término de la Junta Local de Gobierno.
La plataforma Salvem el Cabanyal pidió al Supremo que adelantase la resolución de su recurso de casación y el de la asociación de vecinos Pavimar. La federación vecinal no hizo lo propio y su recurso sigue pendiente. Grau admitió que solicitaron al Supremo que no adelantase el fallo para que no coincidiera con las elecciones y evitar "lecturas políticas".

Si el Supremo no aceptase adelantar el fallo la resolución podría demorarse un año. Todo apunta a que el fallo también será favorable al ayuntamiento ya que el recurso de la Federación de Vecinos es practicamente idéntico al de Salvem el Cabanyal y Pavimar. Grau descartó ayer la posibilidad de recurrir el plan al Tribunal Constitucional "porque no se vulnera ningún derecho constitucional". Salvem el Cabanyal también dio el jueves practicamente por cerrada la vía judicial.

Comprado el 9% de las 1.300 casas

La controvertida ampliación de Blasco Ibáñez hasta el mar supondrá el derribo de 1.300 viviendas (600 edificios) para abrir una avenida de 48 metros de ancho. Grau comentó que lo más inmediato será notificar la expropiación a los 134 vecinos del bulevar San Pedro. El consistorio sólo ha llegado a acuerdos para la adquisición de sus casas con el 50% de los vecinos de esta calle, una de las más degradadas del barrio protegido.

Desde que el ayuntamiento y la Generalitat constituyeron en 2005 la sociedad Cabanyal 2010 para ejecutar, con la participación de promotoras y accionistas privados, el plan especial se han comprado 159 inmuebles, lo que apenas representa el 9% de las casas afectadas.

Junto con los derribos de las viviendas más próximas al mar que señaló Barberá, Grau también apuntó que cuando se levante la suspensión cautelar podrían demolerse 12 casas con licencia de derribo ubicadas dentro del área declarada Bien de Interés Cultural. Las calles Escalante, Pescadores, Doctor Lluch y Amparo Guillem forman el perímetro del BIC.

La alcaldesa comentó su intención de olvidar las tensiones con los vecinos, aglutinados en Salvem el Cabanyal, y se mostró abierta a reunirse con ellos.
En relación a la inversión necesaria para desarrollar el plan especial la alcaldesa comentó que se ha destinado una partida importante para la Cabanyal 2010 en el presupuesto de 2008 que se podría completar con nuevas aportaciones vía crédito. El coste de ejecución del plan del Cabanyal, cifrado hace diez años en 54 millones de euros, superaría ya los 180 millones de euros.