La asociación calcula que hay 1.200 familias afectadas

Salvem abandona la causa judicial y sólo defenderá a los expropiados

2008-03-14Publicat per: Las Provincias
"La plataforma da por perdida la causa jurídica". Esta escueta frase de Faustino Villora, cabeza visible de Salvem el Cabanyal, pone punto y final a una década de procesos judiciales promovidos contra el plan urbanístico del barrio.

Después de conocerse la sentencia, los responsables de la asociación explicaron que tras agotar todas las vías posibles, se abandona la lucha en los tribunales para reconvertirse en una plataforma en defensa de los expropiables.

"Utilizamos este término porque todavía no hay ningún expropiado", señaló Villora. "Exigiremos que se cumpla la ley, que no exista ningún expropiado sin la casa de realojo para evitar que nos suceda como a los vecinos de la Punta", añadió, en referencia a los afectados por la ampliación terrestre del puerto, que han sido realojados años después de perder sus casas. "Lucharemos contra la injusticia social y para defender el patrimonio de los expropiados", concluyó.

La asociación calcula que la ampliación de Blasco Ibáñez obligará a 1.200 familias a abandonar sus viviendas debido a los derribos en la zona afectada.

El abogado, José Luis Ramos, lamentó que la desestimación del recurso se deba a que el Supremo no se considera competente al tratarse de una normativa autonómica, aunque existe jurisprudencia que avala la intervención del alto tribunal en casos semejantes. De hecho, Ramos fue explícito: "(El Supremo) se ha quitado las pulgas de encima. Felicitamos al Ayuntamiento, pero lamentamos que no nos hayan argumentado la sentencia", dijo. "¿Por qué el Supremo admitió a trámite el recurso si ahora dice que no es competente? Esta vara de medir es un insulto a la dignidad de los ciudadanos y a la democracia", sentenció.

Durante la reunión previa a la asamblea de vecinos también se comentó la situación de otros procesos jurídicos, como una demanda presentada en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en relación a la intervención del Ministerio de Cultura, que también está en el Supremo tras una recurso del Ayuntamiento, o el contencioso presentado por la asociación ante las presuntas irregularidades en la composición del tribunal del TSJCV que rechazó en primera instancia la denuncia de la plataforma. "Después de todo lo que hemos visto, no confiamos en una declaración de nulidad de la sentencia del TSJCV", dijo Villora.

Salvem también se comprometió a velar por la rehabilitación de todo el barrio, no sólo la zona afectada por la ampliación de la avenida.

Ayer se produjeron más reacciones. Fue el caso de la asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar. Vicente Gallart criticó que Barberá cargara contra el PSPV y acusó a la alcaldesa de no haber hecho nada para evitar la degradación del barrio. Desde la Federación de Vecinos, la presidenta María José Broseta recordó que también presentaron su propio recurso que "no fue acumulable al de Salvem", y que todavía está pendiente de resolución. La presidenta señaló que la sentencia del Supremo le parece "muy mal", al rechazarse una reivindicación vecinal