Salvem el Cabanyal denuncia que el Ayuntamiento ha intentado retrasar la sentencia sobre el plan urbanístico del barrio

El Supremo rechaza dos recursos municipales sobre la prolongación de Blasco Ibáñez

2008-02-13Publicat per: Las Provincias
El juicio planteando sobre la legalidad del plan urbanístico del Cabanyal, que incluye la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, podría quedar resuelto hoy, tras años de batallas judiciales y duros enfrentamientos entre la plataforma opositora al proyecto, Salvem el Cabanyal, y el Ayuntamiento que preside Rita Barberá.

Sin embargo, 24 horas antes de que la sala tercera del Tribunal Supremo se reúna para dictar sentencia, Salvem denunció que el Ayuntamiento había tratado de demorar el fallo, lo que consideran una prueba de que no se quiere solucionar el problema, "sino que desean que el barrio continúe degradándose hasta el punto de que no se pueda vivir en el ámbito que quieren expropiar".

El motivo de los escritos municipales presentados se remonta al mes de julio, cuando la plataforma presenta ante el Supremo una solicitud para se adelante el fallo del Tribunal. El 14 de enero, tras una reunión de los magistrados de la sala, se decide adelantar el fallo al día de hoy, por lo que se notifica a las partes afectadas. "Es entonces cuando en el Ayuntamiento conocen la petición y piden la nulidad de las actuaciones", señalaron las mismas fuentes.

De todas formas, atendiendo a la trascendencia del fallo, y teniendo en cuenta que existen medidas cautelares en marcha, el Supremo ha decidido mantener la fecha prevista y rechazar las peticiones del Ayuntamiento, formuladas con sendos escritos presentados el 5 de febrero.

En el documento se apunta que la anticipación "ha venido determinada por la propia trascendencia del instrumento de planeamiento al que se refiere este recurso de casación, trascendencia que el propio Ayuntamiento reconoce". El Alto Tribunal hace referencia a una de las alegaciones de los escritos municipales, en los que el Ayuntamiento manifiesta "su conformidad con que la sala resuelva con prontitud este recurso de casación".

Desde la plataforma opositora al plan urbanístico añadieron que la petición de nulidad sólo se acepta en el caso de que se cree indefensión en una de las partes, algo que el Tribunal Supremo considera que no ha sucedido. Otro de lo argumentos que utiliza para tumbar los escritos municipales es que no se ha utilizado un trámite procesal hábil.

En resumen, la sala se reunirá hoy, como tenía previsto, y con seguridad dictará sentencia, aunque no se conocerá todavía. Las citadas fuentes apuntaron que la lectura del fallo será pública y que podría demorarse más de un mes, por lo que es más que probable que no se conozca hasta que hayan pasado las elecciones generales.

Los vecinos denunciaron además que de la posición municipal se desprende que no quieren defender el "interés general". "Está claro que la sentencia del Tribunal Supremo será un punto de partida para la solución del conflicto, en un sentido o en otro, porque beneficia a la ciudad y al propio Ayuntamiento, pues la sentencia aclará la validez del plan", señalaron desde Salvem el Cabanyal. "De esta forma los ciudadanos y el Ayuntamiento podrán actuar con plena seguridad jurídica, que ahora no tienen", concluyeron.

El recurso de casación interpuesto ante el Supremo por parte de Salvem el Cabanyal fue consecuencia de una sentencia del Tribunal Superior en la que se desestimaban las alegaciones presentadas por la plataforma. La asociación también solicitó, como medida cautelar, que se abandonaran los derribos que estaba ejecutando el Ayuntamiento.

El bloqueo del plan urbanístico está provocando la degradación de varias zonas del barrio marítimo.

Precisamente, cuando la alcaldesa inauguró el nuevo parque situado en la calle Doctor Lluch en el mes de noviembre, los vecinos aprovecharon para pedirle que prolongara la avenida de Blasco Ibáñez para sanear la zona más degradada del barrio. Evidentemente, Barberá aludió al proceso judicial y reiteró que no se puede hacer nada hasta que exista una sentencia.

Sin embargo, desde la unidad de distrito del marítimo de la Policía Local sí que se han llevado a cabo actuaciones periódicas para mejorar la situación de zonas problemáticas, como es el caso de la calle Progreso a partir de la avenida Mediterráneo.

Los agentes, en colaboración con la sociedad Cabanyal 2010, Iberdrola y los servicios municipales de limpieza, han tapiado un total de 58 viviendas desde el pasado verano. Se trataba de inmuebles ocupados ilegalmente y en que en muchos casos se utilizaban como espacios para traficar con drogas.

El plan incluyó también controles preventivos en las calles del barrio, para evitar la venta de estupefacientes, y permitió además la desconexión de la red eléctrica de numerosos empalmes realizados de forma ilegal por parte de los inquilinos de las viviendas.