El concejal acusa a Alborch de no pisar hace más de 30 años una facultad

Grau reta a las universidades a que sus órganos de gobierno rechacen el plan del Cabanyal

2009-10-03Publicat per: Las Provincias
«Si los órganos de gobierno de las Universidades están de acuerdo, que lo digan.» El portavoz del gobierno municipal, Alfonso Grau, dio ayer una nueva vuelta de tuerca a la «polémica folclórica» como denominó las críticas sobre el taller de estudios que celebra el PSPV en el colegio mayor Rector Peset y que cuenta con el apoyo y participación de distintos profesores universitarios. El tema elegido, las distintas alternativas a la prolongación de Blasco Ibáñez y los motivos por los que no se debe hacer este proyecto municipal, ha degenerado en los últimos días en un cruce de acusaciones entre el PP y el PSPV, donde también se han visto envueltos los dos rectorados al prestar su colaboración a esta iniciativa.

Grau se mostró convencido de las bondades de la libertad de cátedra, aunque no tanto de la «instrumentalización» de las instituciones al avalar de hecho las Universidades las tesis socialistas, que cuentan incluso con créditos para los estudiantes que asistan.

«Desde la serenidad, reflexión y tranquilidad», como calificó su estado de ánimo en su comparecencia después de la junta de gobierno, insistió en el error que supone para las instituciones académicas prestar sus logotipos para el folleto del curso.

Sobre la réplica socialista, dijo que las declaraciones de la portavoz de la oposición, Carmen Alborch, en las que lamentó que Grau y el equipo de gobierno estén «demasiado lejos» de la universidad, aseguró que ha dado muchas más clases y durante muchos más año que Alborch quien, según dijo, «hace más de 30 años que no pisa una universidad». Además, criticó que el concepto de universidad que tiene la portavoz del PSPV es «el grupo de amiguetes con los que se va de copas».

El curso finalizará mañana con una visita guiada por el Cabanyal. Desde el jueves, distintos profesores han disertado sobre los valores patrimoniales y urbanos del Cabanyal, como una alternativa a la prolongación de la avenida.

El proyecto municipal ha sido obstaculizado durante años por los recursos judiciales, aunque todas las sentencias han sido favorables para el Consistorio y la demolición en favor del bulevar.