«Prolongar Blasco Ibáñez es un acto de barbarie. Es como matar a un ruiseñor»

2009-10-02Publicat per: Las Provincias
Dividir al Cabanyal en dos es un acto de barbarie, un sin sentido, e igual que matar a un ruiseñor. Es nocivo para la ciudad, perdería el alma y sin duda un acto provinciano». Con estas perlas se despachó ayer el profesor de la Universidad Politécnica Vicente Vidal en su conferencia sobre el proyecto del plan del Cabanyal.

El profesor se explayó y aseguró que este proyecto iba contra natura y contra las leyes del territorio. Para Vidal la grandeza de la ciudad es un barrio unido y uniforme.

Además de la destrucción, que a su juicio se produciría en el barrio, el plan tampoco ayudaría a mejorar la comunicación entre los barrios. "Lejos de solucionar problemas, agravaría los derivados de no aprovechar la potencialidad del eje de Serrería", puntualizó el profesor.

Frente a un proyecto que considera "fuera de tiempo y de lugar", Vicente Vidal aboga por poner en valor la avenida Serrería como núcleo de comunicaciones, algo que, según dijo "mejoraría la movilidad en toda la ciudad".

Vidal expuso sus argumentos por la mañana y Josep Vicent Boira lo hizo por la tarde y basándose en el mismo argumento. "Valencia es una ciudad policéntrica cuya historia no se entiende sin el Grau y el Cabanyal», afirmó el profesor de la Universidad de Valencia.

Boira defendió que el actual municipio tiene, por formación y definición, "más de un centro, y uno de ellos es la fachada marítima, del Grau hasta el Cabanyal», comentó.

Para el profesor de Geografía Urbana la ciudad está configurada "con una concepción policéntrica de la ciudad. No se pueden aplicar unas políticas a Ciutat Vella y otras distintas al Cabanyal", afirmó quien recordó que cuando el Grau ya era un núcleo de población consolidado, el barrio del Carmen no.

El investigador explicó que el Grau se fundó pocos años después de la conquista de Jaume I y que desde entonces ha sido, junto al Cabanyal, parte esencial de la ciudad durante su historia.

"El tópico de que Valencia vive de espaldas al mar es erróneo. Vive de cara al mar, al menos desde que Jaume I creó el Grau. Desde entonces Valencia tiene dos centros, Ciutat Vella y otro en los Poblados Marítimos», añadió.