El consistorio notifica las últimas expropiaciones a los resistentes del Bulevar San Pedro

El ministerio pide al ayuntamiento datos sobre si hay "expolio" en el Cabanyal

2009-09-12Publicat per: Levante
El Ministerio de Cultura se ha dirigido al Ayuntamiento de Valencia para pedirle un pronunciamiento sobre el posible expolio patrimonial en el barrio del Cabanyal con motivo de la prolongación de Blasco Ibáñez. De esta forma el ministerio trata de recopilar toda la información posible antes de dar el veredicto que le exigió el Tribunal Supremo y que puede suponer la interrupción, al menos parcial, del controvertido proyecto.

El primer teniente de alcalde, mostró su sorpresa por esta deferencia del Ministerio de Cultura, ya que la ley sólo le obliga a consultar a la Conselleria de Cultura, y aseguró que elaborarán un informe en los términos que se han venido pronunciando hasta el momento, es decir, negando el expolio y ratificando su Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) para el Cabanyal-Canyamelar.

Grau reiteró que el Tribunal Supremo, antes de emitir su último fallo judicial, "ha dicho varias veces que no hay expolio". "Lo que está pidiendo ahora al ministerio es que motive por qué no lo hay", añadió. El primer teniente de alcalde recordó, así mismo, que en el Plan General de Valencia, que data de 1989, protege menos edificios del Cabanyal de los que protege el nuevo plan para el barrio. Y precisó, en cualquier caso, que el informe del Ministerio de Cultura afectará a las seis calles declaradas Bien de Interés Cultural, no al resto.

Bulevar San Pedro

En este sentido, Alfonso Grau anunció que ya se han enviado las notificaciones de expropiación a los últimos propietarios del Bulevar San Pedro, de manera que quince días después de su publicación oficial estarán en condiciones de reclamar las actas de ocupación y desalojo de las viviendas. Según sus cálculos, los afectados por esta última y definitiva ola de expropiaciones son alrededor de veinte, la mayoría miembros de Salvem el Cabanyal, por lo que no descarta incidentes durante los derribos.