Rumore rumore

2009-07-17Publicat per: otros
Testigo accidental
(...) Cambiando de tema, la alcaldesa valenciana Rita Barberá sí que se atrevió esta mañana a calificar a de "violenta" a la Asociación Salvem el Cabanyal, y de "violentos" a cada uno de sus integrantes. El motivo, el recibimiento que tuvo en una inauguración en el barrio hace una semana, en la que, presuntamente, tres personas -identificadas por la policía, no detenidas, y ajenas a la asociación (que también estaba presente en el acto)- le lanzaron salivazos. Todo demasiado ambiguo para que la alcaldesa, que se debe a los ciudadanos de Valencia, insulte a una asociación y sus integrantes que sólo velan, primero por sus intereses particulares (que el Ayuntamiento no les robe), y de paso por el patrimonio de la ciudad (que no es poco lo que Barberá quiere destruir para especular sobre sus escombros). Si a los vecinos de Salvem cabe calificarlos de violentos por "proximidad física puntual", ¿qué no sería Rita Barberá? una alcaldesa que homenajea a personalidades franquistas y se niega a retirar de la ciudad los símbolos y "honores" de la dictadura? Pero los ciudadanos, ni tan siquiera los de Salvem el Cabanyal, van por ahí llamándola -y menos delante de los medios- fascista. Son, sin duda, más demócratas y tolerantes que ella.