El plan Camps cubrirá el 15% del coste del plan

2009-07-10Publicat per: Levante
El plan especial (Pepri) del Cabanyal y la prolongación de Blasco Ibáñez, previo derribo de 1.300 viviendas, será una de las operaciones urbanísticas más caras de la historia reciente de la ciudad. El precio sólo en expropiaciones de las viviendas ronda los 180 millones de euros, según los cálculos de la plataforma Salvem el Cabanyal. Es la cantidad necesaria para adquirir los 168.000 metros cuadrados de superficie necesarios para abrir la nueva avenida. El plan Confianza de la Generalitat que va a destinar 29 millones de euros a expropiaciones -14,5 millones en la unidad de ejecución 6.01 y 14,7 para la unidad 6.02- sólo alcanzará para pagar a una cuarta parte de los vecinos expropiados.

Con todo, el Ayuntamiento de Valencia ha encontrado en el plan Confianza impulsado por el presidente de la Generalitat un balón de oxígeno para reactivar el proyecto de la prolongación tras fracasar la fórmula de sociedad mixta. Los socios privados, en su mayoría promotores, a los que ayuntamiento y Generalitat dieron entrada en Cabanyal 2010 se descolgaron del mismo hace un año ante la baja perspectiva de negocio y la necesidad de liquidez por la crisis.

A la ciudad le corresponden 66 millones de euros del fondo anti-crisis de la Generalitat con los que está previsto llevar a cabo 163 obras, que beneficiarán en especial a los barrios del Carmen, Russafa y el Cabanyal. Este último se llevará la parte del león de la inversión para Valencia del plan Camps. Además de los 29 millones para expropiaciones, el fondo destinará 16,4 millones a un aparcamiento en el futuro bulevar San Pedro.