Los trabajos se acelerarán durante este verano para entrar de lleno en la zona protegida del barrio

Un millar de las viviendas que se derribarán para ampliar Blasco Ibáñez están vacías

2009-07-09Publicat per: Las Provincias
Las casas ocupadas son sólo el 20% en algunas zonas
La empresa Cabanyal 2010 centrará los derribos en cinco unidades de actuación
El Ayuntamiento está a la espera de recibir cerca de 60 millones para hacer más obras
Un total de 993 viviendas que deben desaparecer para la ampliación de la avenida Blasco Ibáñez y ejecutar el resto del plan urbanístico del Cabanyal están vacías. Esa es la última cifra que maneja la empresa Cabanyal 2010 acerca de lo que ya se ha hecho y lo que está pendiente. La entidad es la encargada de llegar a acuerdos con los propietarios, en algunos casos realojos en el Marítimo y en otros sólo un acuerdo económico. A pesar de los derribos de los últimos años, todavía queda un grueso número de fincas por tirar.

El calendario de demoliciones se acelerará este año, debido al compromiso de tener el bulevar San Pedro urbanizado en 2010 por completo, incluso con un aparcamiento, y acometer ya manzanas de edificios afectados por la misma prolongación, incluso en la zona protegida por la declaración de Bien de Interés Cultural.

Un día después de las agresiones (verbales o físicas) sufridas por la alcaldesa Rita Barberá durante la inauguración de un aparcamiento en el barrio, LAS PROVINCIAS quiso conocer el estado de los inmuebles afectados por los derribos. La empresa Cabanyal 2010 prevé que se demolerán en total 1.603 viviendas con la ejecución del plan y que un 38% están ocupadas por vecinos, al menos de manera legal como propietarios o inquilinos.

Buena parte de esta cantidad de inmuebles vacíos se sitúa de lleno en la parte de la prolongación de la avenida, donde el porcentaje de casas ocupadas baja al 20%, según las mismas fuentes.

Esta es la zona donde menos derribos se han producido hasta ahora, por lo que el porcentaje debe ser el más aproximado al estado actual. El trazado de la avenida está delimitado por las calles Pescadores y Amparo Guillem.

¿Qué pasará en las próximas semanas? El gobierno municipal tiene una hoja de ruta marcada con toda claridad, al margen del informe que debe emitir el Ministerio de Cultura sobre si hay o no expolio con esta intervención.

Cinco unidades de actuación, todas basculando alrededor de la estación de Renfe, el primer tramo de la prolongación y el último, junto a la calle Eugenia Viñes, serán el escenario donde se producirán las demoliciones.

El presupuesto actual será multiplicado varias veces una vez llegue el dinero prometido del Plan Confianza, la aportación de la Generalitat al desarrollo de los municipios para reducir en lo posible la crisis económica.

En total, la cifra rondará los 60 millones de euros y servirá tanto para la demolición como para lar urbanización de calles y construcción de parte de las 1.500 viviendas de promoción públicas previstas en el plan del Cabanyal.

La inversión será efectiva este mismo año, aunque su ejecución se prolongará durante al menos dos años. Es el plazo previsto en el decreto de la Generalitat para autorizar todas las subvenciones, preferentemente para obras que realice la propia Administración autonómica o empresas mixtas con los Ayuntamientos. Es el caso de Cabanyal 2010, donde hace unos meses que salieron del consejo de Administración los socios privados por la escasa rentabilidad.