El jefe del bufete Eius firmó el informe jurídico de Cabanyal 2010

2009-03-04Publicat per: Levante
Ni el despacho, ni ninguno de sus socios o colaboradores externos, los llamados abogados of counsel. El informe jurídico lo firmó personalmente Alberto Dorrego de Carlos, el director de Eius abogados y entonces secretario de la empresa Cabanyal 2010, el 19 de diciembre de 2005. Los letrados de las Cortes no pueden elaborar (artículo 62 del estatuto de estos funcionarios) ni informes ni dictámenes para administraciones públicas.

¿Puede considerarse esta empresa, por extensión, administración pública? Hoy, por supuesto que sí, señala un jurista consultado por este diario. Porque la Sociedad Anónima creada para ejecutar la polémica prolongación de Blasco Ibáñez es 100% pública, dado que Generalitat y Ayuntamiento controlan a medias todo el capital social. Pero cuando Dorrego elaboro el informe, Cabanyal 2010 estaba participada por socios privados que abandonaron el consejo de administración no hace mucho por imperativo de las objeciones que la Unión Europea puso a las empresas mixtas. La sociedad se creó el 26 de julio de 2005 y en ella entraron, empujados por la Generalitat, empresas como Sedesa, Acciona, Salvador Vila, Ecisa, Armiñana o Acciona, entre otras. El informe que firmó Dorrego abordaba cuestiones relativas al Pepri del Cabanyal.

La condición de empresa mixta, ofrece a Dorrego una grieta por la que respirar a la hora de defender una actuación que, como la de buena parte del despacho Eius, transita apurando el borde de la legalidad. Cuestión distinta es el debate sobre si políticamente es censurable el provecho que, voluntariamente o no, se saca de ser de la cuerda del presidente de la Generalitat como tarjeta de visitas. Porque, en determinados círculos, se sabe del cordón umbilical que une el despacho de Michavila con el gabinete de Camps que dirige una Michavila.