Móstoles advierte que el PP desvía dinero a obras no amparadas en el convenio y la alcaldesa lo niega

Barberá sólo ha ejecutado el 5% del fondo para la rehabilitación de El Cabanya

2009-02-14Publicat per: Levante
El fondo de diez millones de euros para la rehabilitación del Cabanyal fruto del convenio suscrito en 2007 por el Ministerio de Vivienda, la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia arroja un pobre balance de ejecución. El consistorio sólo ha tramitado 46 actuaciones de rehabilitación de las 800 previstas con un importe subvencionable de 116.000 euros lo que, a diez meses de la finalización del convenio, significa un grado de ejecución del 5%. Así se desprende de las respuestas del edil de Urbanismo, Jorge Bellver, al grupo municipal socialista.

Bellver informa asimismo de la financiación a cuenta del fondo destinado a la rehabilitación de varias obras de peatonalización de calles del Cabanyal anteriores a la firma del convenio. El concejal socialista Vicente González Móstoles advirtió ayer que de ser cierto el ayuntamiento estaría incurriendo en "desviación de fondos". "El fondo del convenio es finalista y debe aplicarse a proyectos nuevos de rehabilitación", subrayó.

Tras la rueda de prensa del PSPV, la alcaldesa enmendó a su concejal de Urbanismo y aseguró que esas obras se financiaron con el presupuesto ordinario. En las respuestas del concejal de Urbanismo se entreven otras, a juicio del PSPV, posibles irregularidades como el pago de los salarios del personal de Cabanyal 2010, la sociedad gestora del plan especial, con cargo al citado fondo. Las calles que se reurbanizaron son: Padre Luis Navarro, Rosario, Escalante, José Benlliure, plaza Cruz del Canyamelar, Columbretes, plaza Virgen de la Vallivana, Espadán, Remonta y Pedro Maza. Costaron 1,8 millones de euros y fueron inauguradas por la alcaldesa en diciembre de 2006.
Móstoles puso en evidencia otros incumplimientos del convenio como la oficina de ventanilla única para informar a los vecinos de las subvenciones para la rehabilitación del barrio, la falta de difusión del mismo y el cobro de tasas urbanísticas e impuestos (ICIO) a vecinos demandantes de ayudas, en teoría exentos del pago.

Los socialistas manifestaron ayer su apoyo a los vecinos del Cabanyal que el jueves salieron a la calle para denunciar la "destrucción" del barrio. Lamentaron que el gobierno del PP piense destinar los 160 millones del plan anticrisis de la Generalitat a la prolongación de Blasco Ibáñez -una operación urbanística Móstoles calificó de "obsoleta"- y no a rehabilitar.

Rita Barberá, que reconoció que la inversión que se espera de la Generalitat será insuficiente para ejecutar el plan, aseguró que las opiniones sobre la empresa Cabanyal 2010 y la petición de paralización de los derribos son del colectivo Salvem y no de todos los vecinos. Lamentó las declaraciones de Móstoles y recordó que las actuaciones del equipo de gobierno son legítimas y están avaladas por sentencias judiciales.