Los vecinos advierten de que la sociedad gestora no tiene capacidad jurídica para actuar

Los 160 millones de Camps se quedarán cortos para pagar las expropiaciones en el Cabanyal

2009-02-13Publicat per: Levante
La prolongación de Blasco Ibáñez prevista en el plan especial del Cabanyal es económicamente inviable y "acabará hipotecando más aún las arcas municipales". Así lo advirtió ayer la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar que censuró, en un comunicado, la idea de dedicar a pagar las expropiaciones en vez de a rehabilitar el barrio la mayor parte de los 160 millones de euros que la alcaldesa, Rita Barberá, confía en recibir del fondo anti-crisis de la Generalitat. Pese a esta eventual inyección de dinero, los vecinos creen que el ayuntamiento se quedará corto.

Hace diez años se estimó en 54 millones de euros el coste de la expropiación de los168.884 m2 necesarios para conectar Blasco Ibáñez con el mar. La cifra rondaría ahora los 180 millones. Con los 160 millones de Camps, el ayuntamiento podrá pagar a 950 euros/m2, "bastante menos de lo que vale en el mercado y de lo que acabarán dictando los tribunales", dicen los vecinos.

Una tasación reciente del Tribunal Provincial de Expropiaciones -recurrida por el consistorio- multiplicó por cuatro el valor que se había dado a dos parcelas del Cabanyal lo que suponía acercar los precios de expropiación a los del mercado de renta libre. El precio de venta de la VPO, el uso previsto en el plan del Cabanyal, es 1.800 euros/m2. El ayuntamiento está ofreciendo ahora 600 euros a los afectados por alguno de los 1.600 derribos previstos en el Pepri, ratificado por el Tribunal Supremo tras una década de litigios. La asociación vecinal afirma, además, que la sociedad gestora del plan (Cabanyal 2010) "no tiene objeto social ni capacidad jurídica" para llevarlo adelante.