La plataforma Salvem el Cabanyal prepara nuevas movilizaciones para este año

La apertura de Blasco Ibáñez continúa este mes con el derribo de 12 inmuebles

2009-01-15Publicat per: Las Provincias
Trámites, licencias de obra y derribos. Los trabajos para la prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar no cesan ni un sólo día. Prueba de ello es que este mismo mes el Ayuntamiento demolerá 12 inmuebles en el Cabanyal.

"De momento, van a vallarse tres de los edificios afectados por la prolongación", explicaron fuentes municipales. Se trata de Lavadero, 18, Vicente Ballester, 40 y Juan Mercader, 24.

El derribo también es inminente en otras tres direcciones que acabarán de cercarse a lo largo de esta semana: en Lavadero, Vidal de Canelles y en San Pedro.

"Además estamos esperando ya la licencia para poder actuar en nueve inmuebles más situados en Luis Despuig y San Pedro y otros siete están en tramitación", aseguraron desde el Consistorio.

Precisamente, el que será el futuro bulevar San Pedro es una de las zonas que ha copado los trabajos de la empresa Cabanyal 2010. También lo es en el cupo de derribos previstos para este mes. Antes de que empiece febrero, el Ayuntamiento espera haber actuado también en tres números de la calle Ángeles, en la plaza Lorenzo de la Flor así como en el número 187 de San Pedro.

"Es uno de los puntos más degradadas del barrio pero por culpa del Consistorio, que ha dejado que eso sea así", lamentó la portavoz de Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech.

Lo cierto es que muchas de las casas ya abandonadas por sus propietarios y los solares de otros edificios derruidos de San Pedro están ocupados de forma ilegal. "El Ayuntamiento nos está destrozando el barrio en lugar de rehabilitarlo. No hay derecho", lamentó la portavoz de la agrupación en contra de la prolongación de Blasco Ibáñez a través del Cabanyal.

Sin embargo, el plan urbanístico del Consistorio también contempla la rehabilitación de numerosas viviendas. En la actualidad ya se están restaurando algunas. "La rehabilitación es una tarea fundamental. No todo es derribar. Por ello, vamos a trabajar en restaurar la fachada del número 273 de la calle Padre Luis Navarro y ya está en ejecución la rehabilitación del número 344 de Escalante", explicaron desde el Ayuntamiento.

Junto a estas actuaciones, se espera recibir un paquete de ayudas para empezar a mejorar dos inmuebles más situados en Progreso y en Arzobispo Company.


Promociones de viviendas
En la misma línea, el Ayuntamiento tiene en proyecto la construcción de dos promociones de viviendas en la calle Padre Luis Navarro, que en la actualidad se encuentran en trámites de aprobación. Asimismo, está previsto que se edifiquen otras seis viviendas en Ángeles, 64 y Carlos Ros 5 y 7.

Son las primeras intervenciones municipales después que el Tribunal Supremo fallara en diciembre a favor del Consistorio en el recurso de casación presentado por la Federación de Vecinos de Valencia.

Pese a que el Consistorio ya puede actuar en la zona hasta entonces protegida, ninguno de los derribos programados hasta ahora corresponde todavía a esta parte del Cabanyal. Aunque ya hay muchos en proceso. "Hemos solicitado varios trámites para la concesión de licencia de obra en Blasco Ibáñez", apuntaron desde el Ayuntamiento sobre los avances del que, sin duda, es uno de los grandes propósitos del actual equipo de gobierno.

El pasado verano el concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, ya confirmó a LAS PROVINCIAS la compra de 17 inmuebles en la zona protegida del Cabanyal a la espera de la sentencia del Tribunal Supremo, que finalmente salió el mes pasado. Además de estas viviendas ya escriturados, el Consistorio tiene apalabrados desde septiembre apalabrados cerca de 40 inmuebles en el barrio del Cabanyal, una muestra de los continuos acuerdos que se logran con los vecinos que aceptan ser realojados sin tener que acudir a la expropiación.

Mientras, Salvem el Cabanyal continúa su lucha para evitar los derribos de las 1.650 viviendas afectadas. "Nos esperábamos la sentencia. Eso no cambia nada porque sabíamos que iba a fallar en contra de la Federación. Seguimos trabajando como siempre", aseguró Doménech.

Su batalla se seguirá centrando en dos frentes: la vía judicial y las movilizaciones sociales. "Nuestro servicio jurídico están estudiando la posibilidad de poner otros recursos. Acudiremos a todas las vías judiciales posibles. Jamás vamos a abandonar la lucha", advirtió la portavoz de la plataforma.

Además, desde Salvem quieren mantener las movilizaciones sociales. "Todavía no sabemos cómo organizaremos las protestas pero seguro que va a haber varias este año. Es una de nuestras formas de reivindicación que venimos mostrando desde siempre", comentó Doménech.

Otro de los métodos de protesta lo desarrollarán durante las jornadas anuales de Cabanyal Portes Obertes. "Siempre hemos utilizado la imaginación y la creación como medio de expresión y denuncia y lo seguiremos haciendo en la próxima edición de esta iniciativa, que cada año tiene una gran acogida", apuntó Doménech.