Vecinos y oposición exigen la retirada del proyecto urbanístico y Barberá anuncia que recurrirán

Un juzgado paraliza por primera vez el derribo de edificios fuera de la zona BIC del Cabanyal

2005-12-16Publicat per: Levante
El Ayuntamiento de Valencia se encuentra cada vez más atado de pies y manos para desarrollar el plan especial del Cabanyal que incluye la polémica prolongación de Blasco Ibáñez. El juzgado nº 2 de lo contencioso-administrativo de Valencia ha dictado, con fecha 7 de diciembre, un auto judicial en el que ordena la suspensión cautelar de los derribos de cuatro edificios ubicados fuera de la zona BIC (Bien de Interés Cultural) del Cabanyal. El auto responde al recurso que presentó en octubre pasado Salvem el Cabanyal contra las licencias de derribo de cuatro inmuebles de las calles San Pedro y Francisco Eximenis afectados por la apertura del futuro bulevar San Pedro.

En el auto, que por primera vez paraliza unos derribos fuera del entorno BIC, la juez entiende que el plan [y por ende los derribos] no es ejecutable al estar pendiente de un recurso de casación que presentó Salvem el Cabanyal ante el Tribunal Supremo. Los juzgados ya paralizaron, a instancias de los vecinos, el pasado mes de mayo el derribo de siete inmuebles, si bien en esa ocasión se encontraban dentro del entorno BIC, que representa un 2% del ámbito urbano a intervenir. El ayuntamiento entendía que podía actuar en el resto del barrio no sujeto a la normativa de Patrimonio, que exige la edificación sustitutoria en caso de derribo, si bien este último auto invalidaría esa teoría.
Rita Barberá y el concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, anunciaron ayer que recurrirán el auto al entender que las licencias «se ajustan a derecho». Salvem el Cabanyal, por su parte, anunció que recurrirán todas las licencias de derribo que supongan crear «más solares y más degradación» en el barrio. Así lo explicó ayer el abogado de Salvem, Toni Ramos, en una rueda de prensa que los responsables de la plataforma ofrecieron en el ayuntamiento acompañados por concejales de la oposición.

Tina Díaz, portavoz de Salvem el Cabanyal, leyó un manifiesto en el que instan al consistorio a retirar el plan especial (Peri) y a elaborar uno nuevo para «la rehabilitación integral» del barrio consensuado con los vecinos. Díaz tildó de «es especulativo» el plan al tiempo que denunció el modo de actuar «mafioso» de la empresa municipal Aumsa, que ejecutará junto con la Generalitat (a través de la sociedad Cabanyal 2010) el plan especial. Según los vecinos, el ayuntamiento está pagando cuatro veces menos que la Generalitat por las viviendas del Cabanyal. En Doctor Lluch, explicó Ramos se han pagado 2.200 euros/m2 por unos edificios que había que tirar para la línea del tranvía y en el Cabanyal Aumsa sólo ofrece 500 euros. Ramos manifestó que «el ayuntamiento utiliza los derribos para presionar a los vecinos para que se marchen y para degradar»

El portavoz del PSPV, Rafael Rubio, apuntó en la rueda de prensa que el gobierno del PP intenta «minar la moral» de los vecinos, mientras que Victoria González (EU) destacó que «la prolongación de Blasco Ibáñez es un capricho de la alcaldesa Rita Barberá que debe abandonar de una vez por todas».