El auto argumenta que las demoliciones perjudican el recurso vecinal contra la apertura de Blasco Ibáñez

Un juzgado amplía la prohibición de derribar edificios a todo el Cabanyal

2005-12-16Publicat per: Las Provincias
Un juzgado ha ordenado la paralización del derribo de cuatro edificios en el Cabanyal. El auto se produce a petición de la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal y supone la ampliación de dicha prohibición del área protegida al resto del barrio. La jueza aduce que las demoliciones van en contra del recurso en el Supremo.
La empresa municipal AUMSA ya había contratado el derribo de los cuatro inmuebles y uno de ellos fue demolido el pasado día 6 de octubre, como recordó ayer el abogado de la plataforma vecinal, José Luis Ramos. Un día antes, los residentes pidieron la paralización de estas obras, al entender que el planeamiento urbanístico no está vigente y, por lo tanto, hay que esperar a que el Tribunal Supremo resuelva el recurso sobre la zona protegida del Cabanyal, por donde pasará la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar.

Se trata de tres inmuebles situados en la calle San Pedro y un cuarto en la calle Francisco Eiximenis. En los razonamientos jurídicos, la jueza dice que el plan urbanístico está pendiente de un recurso de casación en el Supremo y que la “ejecución de las licencias de derribo puede hacer perder su finalidad legítima al recurso”, debido a que si se ejecutan es para acometer el planeamiento de dicho plan.

Ramos comentó que presentarán en el futuro nuevos recursos, en caso de que la empresa AUMSA decida contratar más demoliciones. Para la prolongación y el resto del proyecto, es necesaria la compra de 500 inmuebles y el Ayuntamiento tiene de momento unos cuarenta.

Área protegida

A las pocas horas de conocerse el auto, el gobierno municipal anunció un recurso, al entender que las licencias de derribo “están ajustadas a Derecho.” El concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, recordó que el Tribunal Superior “sólo suspendió la aplicación del planeamiento en el área declarada Bien de Interés Cultural, con lo que la actuación del Ayuntamiento ha sido consecuente con la única sentencia que hasta la fecha ha recaído y que dió la razón a la Administración local”.

El abogado de la plataforma vecinal matizó que los recursos a nuevos derribos se presentarán sólo en el caso de que sirvan para “degradar el barrio o romper la trama”, por lo que no se opondrán a actuaciones que sirvan para la construcción de equipamientos, como bibliotecas o colegios, entre otros servicios.

A la rueda de prensa donde se dio a conocer el auto asistieron el portavoz socialista, Rafael Rubio, y la concejala de Esquerra Unida María Victoria González. El primero dijo que los derribos aprobados por AUMSA “tratan de expulsar a los vecinos y forman parte de una operación urbanística especulativa”, tras lo que pidió a la alcaldesa Rita Barberá que modifique el plan urbanístico, con la eliminación de la apertura de Blasco Ibáñez. Precisamente ayer estaba prevista una reunión del consejo de la sociedad mixta Cabanyal 2010, donde se debía nombrar gerente y director técnico.

El encuentro fue cancelado, aunque el Ayuntamiento ya ha aprobado en sus presupuestos una aportación de nueve millones de euros para esta empresa, donde también participa la Generalitat y varios accionistas privados.

Rehabilitación integral

La concejala de Esquerra Unida emplazó a la alcaldesa a “respetar la opinión de los vecinos y el patrimonio cultural del Cabanyal”, tras lo que apostó por una rehabilitación integral del barrio.

El planeamiento del Cabanyal fue aprobado en 1999, aunque no está vigente debido a que es objeto de un recurso en el Supremo, así como de otro contencioso en la Audiencia de Madrid, al entender la plataforma vecinal que vulnera la ley de Patrimonio estatal.

El pasado 17 de mayo, el Tribunal Superior aceptó el recurso de suspensión cautelar en la zona protegida, hasta que se dilucide la cuestión en el Supremo. AUMSA había iniciado varios derribos. Tras la decisión judicial, tuvo incluso que reconstruir algún inmueble.