PSPV y EU creen que la paralización de derribos en el Cabanyal frena al PP

2005-12-15Publicat per: Panorama actual
Los grupos municipales del PSPV y de EU-Entesa en el Ayuntamiento de Valencia coincidieron en mostrar su "satisfacción" por el auto del Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 2 de Valencia por el cual se ordena la suspensión cautelar de cuatro edificios del barrio del Cabanyal situados fuera de la zona declarada BIC. Para la oposición, la resolución judicial frena "los intereses especulativos" del equipo de gobierno municipal y demuestra la "necesidad de negociar" para consensuar un nuevo plan que cuente con el respaldo vecinal
Así, el portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Rafael Rubio, aseguró que este auto "tiene una importancia fundamental porque vine a decir claramente que no se puede hacer aquello que no se puede hacer y que, por tanto, esa tesis que ha defendido la alcaldesa Rita Barberá de ir comprando casa a casa para destruirlas y generar minisolares que no son edificables por sí mismos se tiene que acabar".

Para el representante del PSPV, "hay que agradecer este tipo de autos porque es ir en contra de las manifestaciones especulativas que hasta este momento ha llevado el PP en esta cuestión".

En esta línea, consideró que "el tema del Cabanyal es muy complejo y adquiere dimensiones políticas, porque se trata de expulsar a los que allí viven a través de un tipo de operación urbanística en la que algunos han visto siempre una posibilidad de hacer negocio".

Rubio acusó al Ayuntamiento de Valencia de "estar dejando día a día que se degrade el barrio del Cabanyal de una manera constante con medidas urbanísticas como el derribo de algunos edificios, como en este caso que afortunadamente se ha parado, pero también con otras que inciden directamente en cuestiones de seguridad ciudadana y limpieza viaria".

Además, argumentó que "aquello que dijo Rita Barberá de que se pagarían las expropiaciones a precio de mercado es una falacia", ya que, según Rubio, el Consistorio "está expropiando cinco veces por debajo del valor de lo que se pagó al comienzo de una expropiación, no sólo en el Cabanyal sino en toda la ciudad". "Y esto es porque no hay un euro y esta es la manera de ir acumulando la deuda y los que vengan detrás que se apañen", apostilló.

Al respecto, el portavoz de la Plataforma Salvem el Cabanyal, José Luis Ramos, reveló que "Aumsa está pagando a los vecinos del Cabanyal unos 500 euros el metro cuadrado por superficie de suelo y de obra, mientras que la Generalitat ha establecido por unos terrenos anexos a la Junta Municipal expropiados por el paso del tranvía un justiprecio de 2.200 euros elm2". "El Ayuntamiento quiere descaradamente que la gente del Cabanyal pague su proyecto", sentenció.

Rafael Rubio recalcó que "esta ciudad, a parte de la America´s Cup, la visita en 2006 del papa, y la petición para no sé qué año de los Juegos Olímpicos, tiene graves problemas y los ciudadanos que viven aquí no esperan que se lo resuelvan con grandes acontecimientos sino con medidas concretas".

Negociar

Por ello, instó a, "de una vez por todas, sentarse y negociar una salida a esta situación porque si no se va a encallar no sabemos hasta cuando". Desde esa perspectiva, "me parece razonable la posición de Salvem el Cabanyal de trabajar por una solución consensuada para que no haya ni vencedores ni vencidos en este tema y que los problemas del barrio se solucionen". "Y si no se hace así es sencillamente porque a la señora Barberá no le da la gana", afirmó Rubio, que acusó a la alcaldesa de "aplicar el criterio de ser fuerte con los más débiles y con los más fuertes siempre lo que ellos quieran".

Asimismo, el portavoz socialista advirtió de que si al final del proceso el Tribunal Supremo da la razón a la Plataforma en su lucha contra el PEPRI del Cabanyal "tendremos que empezar de cero después de haber permitido la degradación de la zona durante años" y se preguntó "qué intereses hay detrás de todo esto". En opinión de Rubio, "no pueden decir que sólo es la rehabilitación del barrio, porque este se recuperaría con muy poco dinero, alguna operación de cirugía urbanística y dejando a los vecinos tal y como están".

Agregó que "si conscientemente el PP está dejando que el barrio se degrade sólo hay una lógica y eso está en el manual del buen especulador y Rita Barberá de eso entiende y mucho", manifestó.

Por su parte, la concejala del grupo municipal de EU-Entesa María Victoria González expresó su "alegría" porque el auto supone que "el Ayuntamiento de Valencia no puede ya decir alegremente que el PEPRI se llevará a cabo excluida la zona BIC".

Además, exigió a la alcaldesa Rita Barberá que "empiece a ver que la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez no es un capricho de ella y que hay que respetar las opiniones de los ciudadanos y también el patrimonio cultural de la ciudad de Valencia". De esta manera, le recomendó utilizar los fondos disponibles "en la rehabilitación integral del barrio en vez de estar especulando y amenazando a los vecinos y presionarles para que vendan".

González destacó que su partido "recoge el guante lanzado por la Plataforma para empezar a negociar con el PP u obligarle a hacerlo". "El PSOE y EU así lo haremos para que se estudie otro PEPRI y no estemos esperando años para ver qué pasa con el Plan del Cabanyal", concluyó.