El ayuntamiento corrige el plan urbanístico para atender una petición de Sanidad

Las cocinas de un hospital impedirán que Tarongers llegue hasta el paseo marítimo

2005-11-22Publicat per: Levante
Esta última se ha ido abriendo paso año tras año desde el scalextric de la avenida de Cataluña hasta Serrería, separando como gran bulevar los campus de las universidades de València y Politécnica. Pero ahora, después de años de expropiaciones y ejecución a tramos, terminará en la calle Isabel de Villena sin llegar al paseo marítimo, donde el arquitecto Miquel Colomina diseñó unos pórticos de hormigón blanco para recibirla. La Conselleria de Sanidad y el Ayuntamiento de Valencia han decidido cegar el avance de Tarongers y mantener el uso hospitalario en una franja de terreno que alberga las calderas y cocinas del hospital de Malvarrosa y que el plan inicial preveía demoler para conectar a avenida con el paseo marítimo.

La comisión de Urbanismo validó en su reunión de ayer la nueva ordenación viaria del entorno después de que se optara hace un año por cambiar el plan especial. Ahora, de los 20 metros que ocupan las cocinas y un pasillo al descubierto que las conecta con el hospital se usarán 10 para ampliar el recinto sanitario y los otros 10 serán para ampliar la calle Acequia de la Cadena, una anchura insuficiente para el paso de la avenida, que tendrá que desembocar en el paseo por la calle paralela.

Con este cambio el equipo de gobierno (PP) aparca la idea inicial de Colomina de llegar con la avenida hasta el paseo y se respeta la voluntad de la conselleria de mantener unos terrenos de uso hospitalario, que se convierten en el tapón de la vía.

La Conselleria de Sanidad cuenta con unos tres millones de euros en los presupuestos de 2006 para ejecutar el derribo de las cocinas y ocupar hasta su mitad con recinto hospitalario.

Así, cuando se abra la Avinguda dels Tarongers, los conductores llegarán hasta la calle Eugenia Viñes y girarán a la derecha, siguiendo la vía del tranvía, para incorporarse al paseo con un nuevo giro, pero esta vez a la izquierda, y entrar en un vial que, hasta ahora, sólo era de servicio para ambulancias de la residencia de El Carmen.

El portavoz socialista en el ayuntamiento, Rafael Rubio, comentó ayer que su grupo había respaldado el cambio de ordenación viaria pero incidió en los notables esfuerzos por respetar los deseos de la conselleria mientras en el caso del Cabanyal, con un casco histórico protegido, y pese la oposición vecinal a la prolongación, el ayuntamiento mantiene su tesis de ejecutar la avenida de Blasco Ibáñez a través del barrio. «Lo que aquí nos parece normal para no molestar a los vecinos, en el caso del Cabanyal no se considera como tal», explicó haciendo referencia al proyecto de prolongación de una avenida, la de Blasco Ibáñez, que, hasta estos momentos, permanece bloqueado a la espera del fallo del Tribunal Supremo por la oposición vecinal, que defiende la rehabilitación del barrio en vez de que quede partido por la mitad.

El concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, explicó que «la modificación puntual del PGOU aprobada en la zona del paseo, realizada a petición del servicio de Circulación para resolver la comunicación de la avenida de los Naranjos (dels Tarongers) con la fachada marítima se ha hecho para resolver un problema de tráfico. Como la vía directa al mar desde la avenida de los Naranjos se estrecha debido a que el Hospital de la Malvarrosa ocupa parte de la calzada, se ha optado por dejar esa vía en sentido hacia la avenida y dirigir el tráfico contrario dando un rodeo a la residencia de El Carmen, de manera que este edificio haría la función de rotonda».

Con esta aprobación también se cambia la ordenación de la planta viaria original de la avenida, ya que terminaba en el paseo, cerca de la fuente de los delfines, y ahora un pequeño tramo es de salida a Eugenia Viñes y de incorporación a la Avinguda dels Tarongers en sentido al centro de la ciudad.

Tarongers, que era una vía de acceso al paseo marítimo, queda así estancada ante las cocinas de un hospital.