La familia agradeció el acto y la viuda del líder vecinal cerró la reunión echando sus cenizas al mar

El homenaje a Cañuelo se convierte en un tributo a los vecinos

2005-11-05Publicat per: Levante
El homenaje que la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia realizó ayer a quien fue su presidente, el fallecido Antonio Cañuelo, se convirtió en un tributo a todos los socios de de las asociaciones de vecinos por su dedicación altruista y voluntaria por y para mejorar las calles, barrios y ciudades donde viven.

A Cañuelo no le faltó nadie en su homenaje, celebrado en el tinglado 2 del puerto de Valencia. Estuvieron las organizaciones de la capital de la Comunidad, o sea, todos aquellos que le conocieron y vivieron a su lado momentos de debate y de reivindicaciones, e incluso se sumaron otros colectivos, como Salvem el Cabanyal, AVACU y los Comerciantes de Benimaclet, para quienes la figura de Cañuelo fue algo más. Él desarrolló a lo largo de su vida una intensa actividad en pro de la mejora de su ciudad.

La organización, que ahora preside Mª José Broseta, invitó al acto, que tuvo lugar en el tinglado

II del puerto de Valencia, a políticos y otros representantes de sectores valencianos, y a buena que fe que respondieron, como concejales del equipo de gobierno (PP); del PSPV y de EU y de la Delegación del Gobierno y la Generalitat, pero los vecinos fueron los protagonistas.

Uno de los primeros en intervenir fue un representante de la Asociación de Padres del Instituto de Benimaclet, que en breve llevará el nombre de Cañuelo. Recordó la lucha que protagonizó por mejorar la enseñanza en su barrio y después hablaron sus compañeros de la asociación de Benimaclet, como Amparo Arce y Francisco Guardeño, para dar paso a Juan Antonio Caballero, presidente de la Cave-Cova, donde Cañuelo estuvo años como responsable de transportes. La presidenta actual también intervino y cerró el turno la viuda del homenajeado, quien después de agradecer el acto con palabras de cariño llevó en barco las cenizas de su marido para tirarlas al mar.