DIDÁCTICA EN EL CABANYAL

2010-04-12Publicat per: Las Provincias
Un telediario nacional decía la otra noche que ese día no se había derribado nada en el Cabanyal, aunque lo demolido la jornada antes tenía el mismo valor patrimonial que el propio ayuntamiento o el palacio arzobispal. Estos años ha faltado mucha didáctica para explicar el plan urbanístico para que sea entendido por todos y donde al parecer las legítimas mayorías absolutas no son suficientes.
Matorrales. Recuerdo la mañana que pasamos el martes alrededor del número 15 de Vidal de Canelles. Periodistas, algunos contagiados por la situación y con ganas de ser detenidos para ampliar su currículum, muchos policías, okupas llegados de toda la ciudad, políticos y medio centenar de vecinos protegiendo una planta baja coronada por matorrales.
Desaparecidos. Una presión se evaporó en los derribos por la tarde en la calle San Pedro. ¿Pero dónde estaba todo el mundo? Media docena de personas observaban la excavadora. La única que acudió a última hora fue la portavoz socialista, Carmen Alborch, acompañada por Salvador Broseta, sacado en volandas por la policía horas antes.
Contra el PSPV. De poco sirvió esta visita, a la vista de la protesta posterior contra la Delegación del Gobierno. Si creen los socialistas que pueden rascar votos con los recursos del Gobierno se equivocan. Por su izquierda les aprietan otros partidos y en el centroderecha se encuentran a una alcaldesa que ha demostrado, una vez más, que está dispuesta a hacer la prolongación y que son otros quienes la paran.
Futuro. Sería una sorpresa que no se admitiese el nuevo recurso del Gobierno. Habrá que ver lo que se paraliza. Fuera de la calle San Pedro, la obra más cercana serán unas viviendas junto a Serrería, tan alejadas de la prolongación que ni Salvem protestó por los derribos. ¿Será capaz el Gobierno de ir más allá? Que lo piense antes porque a la izquierda de los Salvem están los antisistema, que se enfrentaban esta semana a la Policía Nacional.