La entidad pide a la alcaldesa la cesión de un edificio de los adquiridos por Aumsa

La Asociación de Vecinos del Cabanyal se queda sin local y empieza a reunirse en bares

2005-10-21Publicat per: Levante
La Asociación de Vecinos del Cabanyal-Canyamelar lleva camino de convertirse en una organización virtual por tener que atender a los ciudadanos de ese barrio de los poblados marítimos a través de un móvil, el 609-631-615, y celebrar las reuniones en bares.

La entidad vecinal se ha visto obligada a tomar esa decisión ante la falta de local donde celebrar sus actividades debido al desalojo del local que ocupaban en unos bajos de Iberdrola, que ahora la empresa vende. Ahí estuvieron hasta el pasado 30 de septiembre.

La asociación ha solicitado a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, la cesión temporal de alguno de los inmuebles que la empresa Aumsa ha adquirido en el barrio después de la imposibilidad de la junta municipal de ayudarles y también hace gestiones con Aguas de Valencia, que tiene un local cerrado en la calle de la Reina. Ni de un sitio ni de otro han obtenido respuesta. Ellos le recuerdan a Barbera su oposición al plan pero entienden que «comprar casas y derribarlas generando solares no es la solución más adecuada» y le precisan que ellos se harían cargo de los gastos de servicios y lo dejarían cuando se les requiriera.

La presidenta de la organización, María José Dasí, le cometa a Barberá en su carta que «el papel que deben jugar las asociaciones de vecinos, como mediadores, entre los ciudadanos y la administración, máxime en unas situaciones como la nuestra, con alta conflictividad, hace que resulte imprescindible disponer de unas instalaciones mínimas en las que recibir las reivindicaciones que luego trasladamos a nuestras autoridades». La organización estima que «el policía de barrio no merece ser atendido en la barra de un bar para tomar nota de nuestras quejas y sugerencias pero nosotros si tendremos que acudir a celebrar las reuniones de junta directiva».